Brindarles las herramientas necesarias para que las jefas de familia saquen adelante a los suyos es el objetivo del programa “Yo me capacito con Benjamín Robles”, que fomenta el autoempleo en colonias populares de la Capital del Estado y los municipios conurbados

En nombre del legislador federal, su esposa Maribel Martínez Ruiz, encabeza se reúne con familias en condición de pobreza para capacitarlas y que tengan nuevas oportunidades de salir adelante.

 “Creemos que más que traerles una despensa o algún apoyo, en lo particular, fomentar el autoempleo es la mejor manera de ayudar a la gente, por eso nos encontramos con Dani y coincidimos con ella, y ella nos está haciendo el favor de ayudarnos para capacitarlas en una alternativa, como lo es un taller para elaborar figuras con bombones”, asentó la señora de Robles.

Solo un impulso necesitan las madres solteras, amas de casa y personas que quieran emprender un negocio propio para contribuir en la economía familiar, por ello, Maribel Martínez destacó que el congresista decidió implementar el programa “Yo me capacito con Benjamín Robles”, donde las ganas de superación es el único requisito para poder asistir.

Porque trabajar en equipo facilitan las tareas y al mismo tiempo se fomenta la unión entre ciudadanos que tanto necesita Oaxaca para alcanzar el desarrollo social y humano, los cursos se organizan en domicilios particulares con ayuda de los propios vecinos.

La señora de Robles se ha reunido con mujeres del cuarto sector de la colonia Lomas de San Jacinto, Heladio Ramírez, 10 de abril, Volcanes, Primera Etapa, así como con féminas de diferentes agencias municipales, quienes han reconocido esta labor y pedido más actividades de este tipo.

“Nuestra idea es como dice la frase: no es darles un pescado sino enseñarles a pescar. Este es el propósito del taller, ya lo hicimos el año pasado en una colonia con mucho éxito. Ahora, hay personas que se dedican a elaborar este tipo de productos”, manifiesta la cónyuge del legislador federal en cada hogar donde asiste.

Mientras se prepara una mezcla para bañar los bombones y así adherir el azúcar que pintan de diferentes colores, con el cual dan forma a la figura, Martínez Ruiz siempre puntualiza que ahora el cimiento de lo que será un exitoso negocio está listo; el siguiente paso, reitera, es aplicar lo aprendido y obtener un recurso económico extra con una mínima inversión.

No hay comentarios

Deja un comentario