Pinturas rupestres de la Ba´cuana no han sido restauradas pese a existir un estudio realizado por el INAH desde el 2015.

0
274


• El lugar ubicado en el municipio de Ixtaltepec, podría considerarse un centro ceremonial prehispánico.

Faustino Romo Martínez.

Asunción Ixtaltepec, Oax.-
Con más de 700 años de antigüedad, la Ba´cuana presenta características especiales de importancia histórica y cultural, pues es uno de los pocos sitios de pinturas rupestres posterior a la caída de Monte Albán y durante la conquista Española en esta región del Istmo.

 

Otras características destacadas de la Ba´cuana es su ubicación geográfica, en el Cerro Blanco, el cual predomina en la planicie entre Ciudad Ixtepec y Asunción Ixtaltepec; además de la complejidad del arte plasmado en la piedra, lo cual no es común en ninguno de los sitios aledaños de la zona.

De acuerdo a los registros en el 2015 se detectó un daño a las pinturas rupestres que se encuentran en lo que podría considerarse un centro ceremonial prehispánico, en donde algunas personas escribieron sobre las imágenes, causando con ello, un importante daño.

Esta situación llevó a que un perito en arqueología registrara todos los daños causados a dos paneles de roca, donde se pueden observar una serie de pintas posiblemente por jóvenes irresponsables que desconoce la importancia histórica del lugar.

En ese año de acuerdo a la información otorgada por la restauradora del INAH Oaxaca, adscrita a la sección de conservación y restauración, Fernanda Martínez Camacho, se presentó ante la Procuraduría General de la República en ese entonces, la demanda como daño al patrimonio nacional, sin embargo, a la fecha no se sabe el estatus de denuncia, ni el INAH a realizado los trabajos para la recuperación de las pinturas rupestres.

La Ba´cuana, según cuenta la leyenda, es una entrada al interior del mundo natural, en donde “nace” el agua, las semillas, y habitan los seres sobrenaturales.

Hay versiones que el proceso de deterioro se incrementó de manera alarmante desde el año 2009, cuando fueron inscritas algunas citas bíblicas sobre las pinturas, posteriormente se detectaron rayones, tachaduras y mensajes de “te quiero” y nombres con aerosol.

El lugar es visitado de manera periódica por propios y extraños, de hecho jóvenes y familias van cada fin de semana, algunos para caminar y practicar el deporte, mientras que otros lo hacen para conocer el lugar.

Inclusive hay quienes se aventuran subiendo el cerro y después bajar a la Ba´cuana, con lo que practican un deporte extremo de alto riesgo debido a lo sinuoso del camino.

Si vas de visita no dejes tu basura ni realices pintas, cuida del lugar, pues es algo histórico que deben disfrutar las nuevas y próximas generaciones

Deja un comentario