• ¿No más ex gobernadores que decidían en destino del PRI?
  • ¿Qué ya se le cayó la candidatura a Alejandro? … Parece que sí

Rosy RAMALES

El escándalo en torno a los bienes del ex gobernador de Oaxaca José Murat Casab parece que puede cambiar el rumbo de la política en esta entidad. Ayer escuché dos frases relacionadas con esa hipótesis.

Un periodista de medio nacional, indagando más sobre el coordinador del Pacto por México, dijo: “Parece que vienen por el hijo…”

Es decir, que la exhibición de los presumibles millonarios bienes de José tiene como objetivo la carrera política de Alejandro Murat Hinojosa, primero como parte del Grupo Atlacomulco (vinculado a Enrique Peña Nieto, actual Presidente de México) y luego, en consecuencia, como prospecto a Gobernador de Oaxaca.

De ser así, se mira cruenta la sucesión en Oaxaca desde la misma lucha interna por la candidatura. Por lo menos así se mira en el PRI, si acaso es cierto que Alejandro es el objetivo en el golpe a José. Objetivo por lo que sea, pero le impacta de manera contundente en su aspiración.

¡Imagínense el 2016! Uy, los priistas son peligrosos cuando se pelean entre ellos. De otra manera nunca salen a flote los frutos de las complicidades. ¡Qué cosas no se verán en la campaña! Y ya falta poco para el inicio del proceso electoral para las elecciones de gobernador, diputados locales y concejales a los ayuntamientos; inicia en octubre próximo.

Quizá en la perspectiva de la posibilidad de recuperar la gubernatura, hace buen rato que los priistas se golpean sin piedad como solamente ellos saben hacerlo. Los grupos está casi definidos, comandados por dos ex gobernadores. Aunque con el escandalito de los costosísimos departamentos y demás bienes en Estados Unidos atribuidos a José Murat, es probable que cambie el rumbo de la historia oaxaqueña.

NO MÁS EX GOBERNADORES…

Es la otra frase que escuché ayer de boca de un político priista: “Se acabaron los años en que los ex gobernadores decidían el destino del PRI”. Ese priista, igual que muchos otros (aunque no lo dicen abiertamente), considera que el descubrimiento de los presumibles millonarios bienes de José Murat, lo debilita a grado tal que le impedirán seguir decidiendo internamente acciones políticas y electorales.

Y miren, ya se percibía de por sí cierto debilitamiento cuando los cuadros priistas a las diputaciones federales ya no son en su totalidad puestos por él.

Evidentemente, un golpe como la exhibición de la inmensa riqueza de alguien que fue gobernador de una entidad tan pobre como Oaxaca, pega duro y le resta “calidad moral” para exigir, quitar y poner candidatos o servidores públicos, cuando menos al interior de su partido.

Salvo que los Murat logren salir de su crisis política y de credibilidad ante el golpazo, que no esperaban. “Si logran salir y la forman en como lo logren, será clave para replantear sus aspiraciones”, comentó un político. Ciertamente.

Por lo pronto, el tema ha servido para regocijo de los enemigos internos y externos de José y de Alejandro, y de indignación para los amigos y seguidores de ambos, varios de los cuales ya han comprometido su apoyo político a cambio de algún beneficio político o electoral por si Alejandro ganaba la elección del 2016.

¿QUÉ YA SE LE CAYÓ LA CANDIDATURA?… PARECE QUE SÍ

Ayer comentábamos que el escándalo estaba tambaleando la posibilidad de Alejandro Murat Hinojosa de perfilarse para la candidatura del PRI a Gobernador de Oaxaca. Pero hay quienes opinan que definitivamente ya se le cayó la candidatura.

Sin embargo, como bien dice un amigo: En política nada está escrito…Pero si el PRI tuviera que decidir la candidatura la próxima semana, no se la daban. Claro, igual y pasa como muchas otras ocasiones en que pronto se olvida el tema y las cosas vuelven a su sitio.

Lo que sí es que el futuro político de Alejandro es incierto y complicado.

Mientras tanto este miércoles se sabrá la magnitud del caso, porque el periódico The New York Times anunció que este día publicaría el caso José Murat, al cual ya se le acumuló la venta de un avión cuya propiedad se la atribuyen a este ex gobernador de Oaxaca, aunque él lo niega.

A ver qué pasa.

Pues va a pasar, porque anoche mismo leí con detenimiento la continuación del mundialmente prestigiado diario estadounidense, donde exhiben a Alejandro como parte de la nube de corrupción que envuelve a su padre, visto como un político mexicano de mucho poderío.

En el reportaje no refieren la aspiración de Alejandro a la gubernatura de Oaxaca, sino más bien lo vinculan, a él y a la familia Murat, en la ola de corrupción de los políticos mexicanos en el contexto de la promesa de Enrique Peña Nieto, Presidente de México, de terminar con la corrupción, pero en contrate han salido a la luz pública propiedades de diversos funcionarios mexicanos.

No obstante que el diario estadounidense no refiere de manera determinante la aspiración de Alejandro Murat, el escándalo de las propiedades en Estados Unidos, incluso hasta de su esposa, Ivette Morán, le pegan duramente, lo cual impacta definitivamente en el ánimo de la ciudadanía; no por los bienes que puede tener, porque cada quien compra con su dinero lo que quiere, sino por la ola de engaño que hay en torno a las propiedades de costos millonarios.

La gente empieza a preguntarse de dónde salió el dinero, cómo cuando fueron adquiridas. Porque él y José han sido servidores públicos, a pesar de ser empresarios.

Su calidad “moral” para gobernar un estado pobre como Oaxaca ha quedado en el piso.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

No hay comentarios

Deja un comentario