Jesús Santiago / e-oaxaca.mx

OAXACA, OAX.- El ex candidato a diputado federal por el PVEM y actual presidente del nuevo Partido Renovación Social (PRS), Joaquín Ruiz Salazar, aseguró que no le debe favores al gobernador Gabino Cué Monteagudo ni al ex gobernador Diódoro Carrasco Altamirano, luego de haber declinado en favor de este último en el pasado proceso electoral federal.

En entrevista colectiva en el Zócalo de la ciudad, el personaje político declaró en tono de autosuficiencia: “jamás he necesitado de otras gentes para tener lo que he logrado… Y como presidente, yo puedo tomar decisiones para las que me facultó la asamblea constitutiva, no tengo que pedir autorización”.

Renovación Social, como partido político que espera su registro formal, participará en el proceso electoral federal del 7 de junio próximo, en alianza con Movimiento Ciudadano (MC), toda vez que se trata de un partido político con permiso estatal, al igual que el Social Demócrata (PSD) y Unidad Popular (PUP).

Sin embargo, Ruiz Salazar advirtió que habrá corrientes políticas que intentarán detener su registro, por lo que les advirtió: “nos vemos en las elecciones; ya tienen la información de quiénes son nuestros precandidatos para entregar resultados, no para ver cómo nos va”.

Adelantó que él no participará en este proceso en que habrán de elegir a diputados y diputadas federales. “Creo que hay gente mejor que puede representarnos; no sería yo un buen legislador por así decirlo, creo que cada quien tiene su función y dentro de los gobiernos el problema es ese: que gente con un poquito de poder se sube al ‘ladrillo’ y luego se pone a hablar y no hace lo que le corresponde”.

El ex pevemista y hoy dirigente estatal del PRS aseguró, sin dar nombres, que “hoy varios de los diputados sólo son voceros que hablan y dicen, pero no legislan”.

En su opinión, esta pobre actuación genera los problemas que hoy enfrenta la capital del Estado, como las marchas y bloqueos, que por no ser atendidos afectan a miles de oaxaqueños.

Joaquín Ruiz Salazar acusó al diputado local y dirigente estatal del PSD, Manuel Pérez Morales, así como al neo priista Moisés Molina Reyes, dirigente local del PVEM, de ser quienes se oponen a la formación del Partido Renovación Social e, incluso, iniciaron una campaña de desprestigio social que –asegura— no pasará.

No hay comentarios

Deja un comentario