COORDENADAS DEL PODER

Oscar Guerra/Politólogo-UNAM Twitter: @scarguerra

El pueblo de Mixtequilla pasó por un proceso largo y tortuoso, fueron siete meses de lucha constante, más de doscientos días en que el presidente municipal anduvo a salto de mata, intentando calmar la furia de los pobladores que exigían su salida del poder municipal, ahora queda demostrado que nunca logró tal fin.

El alcalde Juanito Carballo intentó hasta el último minuto aferrarse al poder. Fue un presidente que no midió las consecuencias de gobernar desde la opacidad, gastar los recursos públicos sin la menor transparencia e intentar justificar sus acciones de gobierno falsificando firmas de sus compañeros concejales que integran la comisión de hacienda.

El pueblo de Mixtequilla durante este tiempo se mantuvo firme y unido, con una sola exigencia, con una sola voz y con un sólo objetivo: la destitución del primer concejal.

En este periodo de ingobernabilidad en el municipio, sucedieron innumerables acontecimientos lamentables que pudieron evitarse con una respuesta rápida y eficaz del gobierno del estado y posteriormente del congreso local.

Acciones como la toma del palacio municipal, el encarcelamiento del presidente Juanito Carballo, su intento de linchamiento, la destrucción de una parte de su domicilio, el bloqueo carretero pasando por la retención de más de 40 vehículos de distintas empresas que ofrecen sus servicios a la comunidad, pudieron provocar un desastre de mayor alcance y de lamentables consecuencias.

Con esto, una vez más queda demostrado que cuando el pueblo se une entorno a una demanda que considera justa, en muchos de los casos, logra su objetivo y obtiene su victoria, pero también se demuestra que las autoridades y los partidos políticos actúan solamente bajo presión y de manera tardía, tratando en todo momento de proteger sus intereses.

Los legisladores locales, declararon la desaparición de poderes solamente cuando no tuvieron más alternativa, solamente cuando observaron que la tensión llegó a un punto, en que si no actuaban podría ocurrir una tragedia, solamente así, decidieron destituir a Juanito y en su lugar designar a un administrador.

Pero el problema aún no termina, esto podría calificarse como una victoria parcial de los mixtequillences, como un primer triunfo, porque el verdadero éxito se alcanzará cuando consigan que los recursos se apliquen de manera adecuada, cuando los dineros públicos coadyuven a generar bienestar para la población.

Quien llegue como administrador municipal, sabe que tiene en frente una ardua tarea, que tiene que entregar buenos resultados al menor tiempo posible. Tendrá que acordar sus acciones de gobierno con el pueblo, ver cuáles son sus prioridades, observar y tomar en cuenta sus inquietudes; es decir, gobernar con el pueblo y para el pueblo, de lo contrario ya sabe lo que le espera.

Ojalá que las cosas retomen su cauce natural, que la paz y la tranquilidad retornen en el municipio, que a partir de ahora se gobierne con transparencia y honestidad, que los ciudadanos por fin se sientan representados por sus autoridades y que la prosperidad reine en este hermoso pueblo istmeño.

No hay comentarios

Deja un comentario