• “Grave síntoma de desigualdad, son sinónimo de negligencia en los servicios de salud”: Samuel Gurrión

Ciudad de México.- El diputado federal, Samuel Gurrión Matías, denunció que en México cada año nacen alrededor de mil niños abruptamente en la vía pública, lo que constituye un atentado contra la salud tanto de las madres como de los recién nacidos.

El también secretario de la Comisión de Asuntos Indígenas, diputado Samuel Gurrión Matías precisó que de acuerdo con el Sistema Nacional de Información de Salud (Sinais), en el 2011 se presentaron 966 casos de partos en la calle, avenidas o cerca de hospitales; 961 en el 2012, y 987 en el 2013.

Agregó que en tanto los partos ocurridos en el hogar o en zonas cercanas a los hospitales -en vía pública- de 2011 a 2013 representaron 1.3 por ciento de alrededor de dos millones de nacimientos en el país, y en las categorías del subsistema denominadas “en otro lugar”, cada año se dieron 8 mil nacimientos y “no especificado” 250.

Por ello, el legislador federal propuso exhortar a la Secretaría de Salud de Gobierno Federal para que en coordinación con sus homólogas estatales elaboren e implementen un programa que contribuya a reducir los partos accidentados y minimizar el riesgo de muerte en las madres y de los recién nacidos.

Además, que las instituciones públicas que se encargan de brindar los servicios de salud den prioridad y pronta atención a las mujeres embarazadas para así evitar nacimientos abruptos.

Gurrión Matías subrayó que ningún niño tiene que nacer en un espacio público: “Es reprobable e inaceptable, ya que representa un riesgo para la madre y el recién nacido”, enfatizó.

“Un nacimiento accidentado revela un grave síntoma de desigualdad, que no sólo se presenta en las comunidades indígenas, sino que ha escalado a los cinturones de miseria, tornándose preocupante; los partos fuera de hospitales son un sinónimo de una negligencia en los servicios de salud”, afirmó.

Expresó que existen factores como la desigualdad, particularmente la dificultad del acceso, cobertura y deficiente utilización de los servicios médicos, así como escasez de recursos, manejo ineficiente de éstos y la valoración deficiente de las mujeres en trabajo de parto, mismos que conllevan a una complicación para su atención.

La procuración de la salud de las mujeres embarazadas es un tema presente en toda sociedad, más aún cuando se trata de la protección de los recién nacidos, pues son ellos los que requieren de cuidados especiales y atenciones inmediatas, puntualizó.

En este sentido, Gurrión Matías resaltó que es urgente reducir los partos en el hogar y en condiciones de riesgo, y minimizar el peligro de complicaciones maternas y perinatales.

No hay comentarios

Deja un comentario