Ante el intento de desalojo por parte de la policía federal, los policías estatales cierran filas y se cohesionan en su lucha. En el Estado de Oaxaca las pugnas por el poder se ven reflejadas en la coyuntura policial, lo cual es signo inequívoco de la corrupción y el doble discurso por parte de los involucrados. Es digno destacar que los ahora inconformes formaron parte de las fuerzas represivas en su momento contra la CNTE y la APPO, organizaciones de gran tradición en cuanto a combatividad social.

La coyuntura que podría parecer como una lucha laboral por parte de los policías inconformes en realidad tiene un trasfondo político desde las fuerzas más oscurantistas del PRI. El diputado local Fredy Gil Pineda Gopar, mercenario político, otrora porro de la UABJO, golpeador político y represivo de las fuerzas más progresistas del estado, se hace hoy partícipe de la manipulación y el uso de los policías estatales en paro para presionar y desestabilizar al gobierno encabezado por Gabino Cué Monteagudo.

La opinión pública debe ser cauta y crítica de ésta situación que pretende no sólo desestabilizar al gobierno estatal sino a la sociedad oaxaqueña en general.

El paro policial es una confabulación del ala príista estatal con el gobierno federal encabezado por Enrique Peña Nieto, para intervenir con las fuerzas represivas de la Gendarmería Nacional, Ejército, Marina, PGR y las policías municipales.

Esto serviría como pretexto idóneo para entrar en una fase de implementación de bases represivas contra todo tipo de movimiento social en el Estado.

El gobierno federal ha aprendido de la experiencia piloto en el vecino Estado de Guerrero, donde se ha llevado a cabo una sistemática y bien planeada represión en todos los niveles de la lucha social, de los movimientos de emancipación de las masas y por el mantenimiento de un estado de cosas fructífera para las clases más adineradas y poderosas enquistadas en la cúpula política y empresarial del vecino Estado.

El gobierno federal en contubernio con los grupos priístas incrustados en el gobierno estatal está mostrando su más oscuro y verdadero rostro, “diodoristas”, “ulisistas” y “muratistas”.

El proceso electoral del 2016 tendrá un curso que estará influenciado por lo que sucede hoy día, tomando en cuenta que el objetivo principal del PRI es recuperar la gubernatura y el poder en el Estado de Oaxaca, eliminando de facto cualquier intento de posición crítica del movimiento magisterial y popular en el estado.

Hacemos un llamado de alerta para no permitir el regreso autoritario del PRI en el Estado, repudiando éste tipo de actos fascistas del gobierno federal.

Es digno destacar que la vida política del Estado vive un momento de parte del fascismo de preparación del terreno a través de una acción bastante bien planeada y puesta en marcha utilizando el aparato represivo del Estado.

Hacemos un llamado para buscar la solución al conflicto por vía de la interlocución de personalidades destacadas por su compromiso y activismo social, contemplando la invitación al P. Alejandro Solalinde, al obispo Arturo Lona Reyes y al pintor Francisco Toledo, así como a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, para conformar una comisión por la paz y el diálogo en Oaxaca.

Exigimos el retiro inmediato de las fuerzas represivas del Estado Mexicano en tierras oaxaqueñas, que más que velar por los intereses de los más desfavorecidos son utilizadas para mantener el estado de cosas actual.

Exigimos la renuncia inmediata del actual Secretario General de Gobierno Alfonso Gómez Sandoval.

Exigimos el esclarecimiento y aplicación de justicia en torno a los 42 desaparecidos y 1 ejecutado de los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Gro.

Alto contra los asesinatos de líderes de movimientos sociales del país.

Nos hacemos partícipes de la lucha solidaria por la libertad de los presos políticos distribuidos en la República Mexicana.

¡Por la emancipación de las clases más desfavorecidas de nuestro país!

¡Por la reivindicación de la izquierda en Oaxaca!

UNIDO, Unidad de Izquierda Democrática de Oaxaca.

No hay comentarios

Deja un comentario