• La justicia alternativa, una vía para resolver conflictos de la ciudadanía
  • Defensoría y Tribunal Superior firmaron convenio de colaboración

La mediadora del Tribunal de Justicia Alternativa del estado de Oaxaca María Eugenia Alavés Morales recalcó que los métodos alternos de mediación constituyen una vía más que se le ofrece a la ciudadanía para que ante instancias oficiales puedan resolver conflictos en un ambiente de paz y concordia.

Detalló que el método de mediación es un procedimiento que cubre ciertas características, como el de ser voluntario, es decir, requiere de la voluntad de ambas partes en conflicto para que pueda efectuarse.

Alavés Morales indicó que la mediación se puede aplicar en asuntos familiares, divorcios, pensiones alimenticias, o en cuestiones mercantiles de deudas, como, por ejemplo, instituciones de crédito, tiendas departamentales, préstamos que se hacen entre vecinos o conocidos, inclusive en tratos de arrendamiento o por cuestiones de algún bien o inmueble, y hasta en materia penal, cuando no se trata de delitos graves.

Añadió que, en caso de lesiones o daños por accidentes con vehículos, las personas afectadas pueden acudir al Centro de Justicia Alternativa del Tribunal Superior de Justicia para ponerse de acuerdo con la mediación de un tercero, a fin de que, en un ambiente de respeto y paz, puedan llegar a una solución que convenga a ambas partes.

Alavés Morales puntualizó que esa clase de arreglos pacíficos difiere de lo que sucede en los procesos judiciales, pues ahí interviene un tercero, el juez, quien decide la resolución del caso sin mayor consulta a las partes.

Entrevistada poco después de su participación en el curso impartido al personal de la Defensoría en materia de mediación, el cual forma parte del convenio de colaboración suscrito el 16 de febrero último entre la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y el Tribunal Superior de Justicia del Estado, Alavés Morales expuso que el Centro de Justicia Alternativa se encuentra funcionando con buenos resultados en Oaxaca desde el 12 de julio de 2002.

“La ciudadanía se encuentra satisfecha con los resultados, porque se genera una solución de ganar-ganar, pues ambas partes salen ganando. Un ejemplo claro es en un divorcio, en donde la relación entre los implicados continúa porque hay hijos de por medio; en esos casos, el apoyo de un mediador se visibiliza al lograr que ambas partes queden en una relación amigable y de respeto mutuo”, explicó la mediadora del Tribunal de Justicia del Estado.

La especialista citó, asimismo, la reciente intervención del Defensor del Pueblo Arturo Peimbert Calvo para lograr la solución al paro de policías estatales, cuya actuación ayudó a destrabar el conflicto.

La abogada consideró que, con la mediación del ombudsman “las personas involucradas en la situación se sintieron escuchadas y el defensor vino a ser una pieza clave y parte fundamental en la negociación, al apostar al diálogo”, precisamente lo que pondera el proceso de mediación.

Alavés Morales enfatizó que la mediación política, como en el caso del paro policial, merecería un tratamiento especial, porque es un proceso que usualmente se lleva entre dos grupos que están totalmente polarizados.

En esos casos, reflexionó la entrevistada, es necesario tener el conocimiento de los intereses tanto de una parte como de la otra, con el fin de que ambas partes se sientan atendidas y ambas resulten beneficiadas con la mediación.

Alavés Morales celebró el trabajo que realizan conjuntamente la Dirección del Centro de Justicia Alternativa y la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca para impartir el curso al personal del organismo defensor, que diariamente establece relación directa con la población para proteger sus derechos.

No hay comentarios

Deja un comentario