Armando Santibañez

AQUEL AYER 1

COMPARTO ALGUNOS PÁRRAFOS DE MIS APUNTES: “AQUEL AYER…” HACE 50 AÑOS, en TEHUANTEPEC, a iniciativa del Presbítero Nicolás Vichido Rito, respaldado por el Obispo de la Diócesis de aquel entonces, Monseñor Don Jesús Clemente Alva y Palacios, surgió el Diario TROPICO, auspiciado por integrantes del Movimiento Familiar Cristiano a través dela empresa Editora Istmo, S. A. Con maquinaria propia consistente en prensa plana e intertipo, una Chandler y cortadora, adquiridos en el Distrito Federal a Sánchez y C., S.A. Para cuando las instalaciones establecidas a fines de 1965 en la esquina de las calles Zaragoza y Rayón del Barrio Laborío, se contrató servicios de 8 reporteros recién egresados de la Escuela de Periodismo “Carlos Septién García”.

La dirección, a cargo de Luis Betancourt del Río y Héctor Fong Razo, José Santana Ronquillo, Ernesto Chamú, José Sotelo y Jesús Ornelas y de San Blás Atempa el preparatoriano Flavio Quecha Génico haciendo sus pininos. Como Jefe de taller Juan Cala Pineda, prensista Zenón López Trinidad; y un servidor, auxiliar administrativo.

TROPICO en su diaria edición colaboraban el licenciado Aquileo Infanzón Garrido con el seudónimo Leokadi Rigadori, Nicolás Vichido Rito con el seudónimo Duende Callejero en su columna Naderías que también tenía a su cargo una de las 3 temas del Editorial.

TROPICO durante el año de su permanencia en entre lectores de la región istmeña, circulaba en Juchitán con 400 a 450 ejemplares vendidos diariamente, en Salina Cruz 300 y Tehuantepec alrededor de 200 periódicos. En Juchitán, el voceador fue Pablo Jiménez quien de oficio panadero en Casa de NA LUPE PAN –Mamá del Contador Luis López de la Rosa-, recorría las calles de norte a sur y de oriente a poniente desde las cinco de la mañana. Al cierre del taller, este voceador con el conocimiento adquirido en su recorrer quizá, optó por dedicarse a vender arroz, frijol, pescado capeado y chile relleno, oficio que mantuvo durante buena temporada, pues le redituaba ganancias para el sustento familiar.

No hay comentarios

Deja un comentario