Defensor de las mejores causas y siempre comprometido en apoyar con acciones integrales a los grupos vulnerables, el senador oaxaqueño Benjamín Robles Montoya entregó en el corazón de la región  Chontal -Asunción Tlacolulita- viviendas, cajas de leche y uniformes deportivos, resultado de una gestión en conjunto con líderes de la zona y autoridades locales.

“Porque la leche, los uniformes, las viviendas representan más que apoyos, apoyos para vivir mejor, para tener una casa, un patrimonio que heredarles a los seres queridos, a los hijos; para mí significa una señal, que es lo que vine hoy aquí a Tlacolulita a decirles, sí se pueden lograr las cosas, sí podemos cambiar la realidad en la que vivimos”, expresó.

Para llegar a este municipio, el legislador y su equipo de trabajo recorrieron  durante 30 minutos un camino de terracería, desde Magdalena Tequisistlán. Fue recibido por el presidente municipal Timoteo Osorio, quien reconoció el esmero de Robles Montoya por apoyar a los más pobres de Oaxaca y sobre todo a los de su población, donde la mayor parte vive en condiciones de marginación.

“Benjamín Robles reúne dos de las convicciones fundamentales que todo líder debe tener: convicción por lo que hace, compromiso por lo que hace y pasión por su trabajo”, manifestó el edil ante decenas de jefas y jefes de familia que fueron beneficiados con las diversas acciones.

Luego de la reunión, el congresista visitó a las familias que habían luchado durante muchos años para conseguir un patrimonio que heredarles a sus hijos e hijas. En este sentido, de manera simbólica, unió los listones de inauguración de cada vivienda resaltando que para alcanzar los objetivos siempre es más fácil mediante la suma de esfuerzos.

Caminó las calles de la mano de una comitiva, armonizado con la música de banda; vio la realidad en la que viven muchos oaxaqueños, se percató de que a las comunidades las han dejado en el olvido y lamentó que solo unos cuantos, durante décadas, se hayan enriquecido con el dinero del pueblo para saciar sus intereses personales.

No hay comentarios

Deja un comentario