La refinería de Salina Cruz en el olvido y abandonada a sus 41 años de vida

0
1109


El ex dirigente de la Sección 38 del sindicato petrolero, Alfredo López Ramos urge una cirugía mayor a la factoría

Rodolfo Vásquez Mendoza

Salina Cruz.-
Alfredo López Ramos, ex dirigente de la Sección 38 del sindicato petrolero con sede en este puerto, afirmo que a 41 años de su creación, en la refinería Antonio Dovali Jaime de Salina Cruz, hay poco que celebrar.

Quien en su momento representara a al menos unos 15 mil trabajadores petroleros, dijo que esta refinería, vaticinada para estar entre las mejores del continente, sufre ahora los estragos del tiempo y el olvido.

El también dos veces presidente municipal del puerto, aseveró que el tortuguismo y el abandono por parte de los gobiernos federales ha hecho que este centro de trabajo represente hoy un peligro para los habitantes del puerto, sobre todo debido a la falta de mantenimiento y lo obsoleto de sus instalaciones.

“Ya en infinidad de ocasiones he manifestado que Salina Cruz se encuentra en una bomba de tiempo, son 14 mil metro lineales que como maraña recorre todo el territorio del puerto, familias enteras viven sobre las tuberías y los derecho0s de vías de Pemex”, advirtió.

López Ramos, quien también fungió como diputado federal, detalló que inicialmente la refinería se llamó Salina Cruz, sin embargo con el tiempo cambió de nombre a lo que hoy se conoce como Antonio Dovali Jaime: “fue inaugurada por el entonces presidente José López Portillo, siendo director de Pemex Jorge Díaz Serrano, esto fue un 28 de septiembre del año de 1979”, asentó.

El viejo ex dirigente subrayó que en su momento la empresa trajo muchos beneficios a la región istmeña, sobre todo circulante y empleos para decenas de trabajadores, aunque también reconoció que Pemex provoco un severo daño al medio ambiente, asi como el aumento del alcoholismo entre la población.

Recordó que luego haber entrado en operación, la factoría procesaba alrededor de 165 mil barriles de crudo diariamente: “fue una buena época de auge para el puerto, hubo mucho dinero, había trabajo y todos los comercios prosperaban, pero todo se vino abajo con la desidia y el abandono de las autoridades”, enfatizó.

Finalmente confió en que durante la presente administración federal se le dé el impulso a esta refinería para llegar a representar uno de los puntales de la economía del estado: “hoy a 41 años de su creación, no hay mucho que festejar, aunque tenemos fe de que las cosas cambien un futuro no lejano”, concluyó.

Deja un comentario