Las ‘apps’ de chat causarán una pérdida de 386,000 mdd a las compañías, estiman expertos; las llamadas internacionales y cobro de ‘roaming’ son los servicios más perjudicados.

Por: Erik Heinrich.

Los últimos años han sido difíciles para las compañías globales de telecomunicaciones. Empresas como China Mobile, Deutsche Telekom y Telefónica enfrentan -y luchan para contrarrestar- una tendencia descendente en los precios de los servicios básicos de voz y datos, que caen y siguen cayendo.

Y el panorama solo va a empeorar, de acuerdo con la firma londinense de investigación y análisis Ovum. La industria de las telecomunicaciones perderá un total combinado de 386,000 millones de dólares (mdd) entre 2012 y 2018, predice Ovum, a causa de las aplicaciones de voz OTT como Skype y Lync, ambas propiedad de Microsoft.

El estrepitoso quebranto provendrá sobre todo de la pérdida de ingresos en llamadas internacionales y en tarifas de roaming, que en algunos casos pueden ser exorbitantes y cuestan a los desprevenidos consumidores miles de dólares si no desactivan el roaming de datos en un país extranjero.

“El uso de VoIP (Voz sobre Protocolo de Internet) crecerá cada vez más en los próximos cinco años para convertirse en la tecnología base para la entrega de voz a través de la infraestructura de telecomunicaciones”, augura una analista de Ovum, Emeka Obiodu. “Bloquear estos servicios, establecer alianzas o intentar desplazar a los jugadores OTT utilizando servicios como Joyn no servirá para detener la marea”.

Artículo relacionado: Myriad quiere competir contra WhatsApp

En general el término OTT (over-the-top) significa enviar video, audio y otros contenidos de un tercero al dispositivo de una persona, por lo que el proveedor de servicios de Internet es solo responsable de transportar losbits y los bytes. El concepto se usa más a menudo para hablar de los servicios de streaming de video como Netflix, WhatsApp, Hulu o WhereverTV, pero también incluye voz sobre protocolo de Internet o VoIP, que se utiliza para fines de comunicación.

Según Ovum, el uso de OTT VoIP aumentará a una tasa compuesta anual del 20% entre 2012 y 2018 para alcanzar 1.7 billones de minutos. Eso se traduce en 63,000 millones de dólares en ingresos perdidos en el último año del pronóstico.

El crecimiento de la demanda mundial obedece a una serie de factores, entre ellos una mayor disponibilidad y velocidad de las redes de banda ancha, la creciente capacidad y asequibilidad de los dispositivos inalámbricos -como teléfonos inteligentes y tabletas- y el dominio sostenido de las redes sociales.

El impacto que hoy vemos de los servicios OTT VoIP sobre las fuentes de ingresos tradicionales del sector de las telecom es solo la punta del iceberg, señala la directora de investigación de Gartner en Shanghái, Sandy Shen. “Las aplicaciones de chat OTT como WhatsApp y WeChat están poniendo más presión sobre las empresas de telecomunicaciones que los servicios de VoIP, ya que ofrecen redes sociales que mantienen la lealtad y la adherencia del usuario”, explica Shen. “Eso ha hecho que la gente elija planes de voz y texto más pequeños, a pesar de que aún necesitan un gran plan de datos”.

Shen añade que varias empresas de telecomunicaciones de Asia, incluyendo China Mobile -el mayor operador de telefonía móvil del mundo, con más de 760 millones de suscriptores-han culpado directamente a las aplicaciones de chat OTT por los decepcionantes resultados financieros.

“El hecho de que Facebook pusiera 19,000 millones de dólares sobre la mesa, 4,000 mdd de ellos en efectivo, para comprar el servicio de mensajería WhatsApp con 55 empleados, debe asustar a las empresas de telecomunicaciones”, afirma un analista de Forrester con sede en Frankfurt, Alemania, Dan Bieler.

“Al final del día, las empresas de telecomunicaciones podrían terminar vendiendo planes de datos con tarifa plana. El apogeo de los grandes beneficios que dejaban los altos márgenes de la mensajería SMS está llegando a su fin, y hay pocas razones para suponer que las telecom están recuperando terreno en la batalla por la relación más cercana con los clientes”.

El contrapeso

Sin embargo, algunas empresas del sector están encontrando nuevas fórmulas para detener la hemorragia provocada por los servicios OTT a través de enfoques innovadores.

Por ejemplo, el principal operador inalámbrico de Suiza, Swisscom, ha lanzado recientemente una nueva tarifa móvil sencilla pero novedosa basada en cinco velocidades de descarga, desde 200 kilobytes por segundo a 100 megabytes por segundo. Cada tarifa incluye llamadas nacionales ilimitadas, SMS y uso de datos sin cargo adicional. (La velocidad más rápida también incluye llamadas internacionales ilimitadas a la mayoría de los países y SMS).

Para Swisscom, esto cambia la forma en que la compañía posiciona sus servicios, haciendo hincapié en la infraestructura subyacente más que en el modo de comunicación.

“Fijar los precios según la velocidad se convertirá en una práctica mucho más generalizada”, opina Bieler de Forrester. “El problema con las tarifas planas simples es que abren la puerta a los proveedores OTT y a los polizones de datos, donde un pequeño porcentaje de los usuarios consumen más de un porcentaje proporcional de tráfico de datos”.

Es posible que Swisscom y algunos proveedores estadounidenses de servicios inalámbricos que ya ofrecen paquetes ilimitados de voz y datos hayan encontrado una manera de coexistir con otros proveedores de contenido en línea como Skype y WhatsApp. Y considerando el golpe financiero que se les viene encima, es previsible que el resto de la industria de las telecomunicaciones siga su ejemplo.

No hay comentarios

Deja un comentario