• En un acto ruin, alevoso y sin sustento  las religiosas corrieron a un niño de 6 años, violentando el derecho a la educación signado en Artículo 3º de nuestra Carta Magna.

Faustino Romo Martínez.

Salina Cruz, Oax.- Con un acto ruin, alevoso y sin sustento  las religiosas misioneras de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Alicia Ortiz Suarez y María Elena Godínez Torres, directoras del Jardín de Niños Jorge Laliberte perteneciente al Colegio Salina Cruz, atentaron contra el derecho a la educación signado en Artículo 3º de nuestra Carta Magna, al alumno del 3er año de preprimaria Gabriel Salinas Romero de 6 años de edad.

Los hechos tuvieron lugar  el pasado 19 de marzo del año en curso, cuando la madre y el niño llegaron a la hora de entrada a la escuela y las directoras del kínder, les impidieron el paso, argumentando  que por petición de algunos padres de familia “muy especiales” para la institución se expulsaba al niño ya que tenía un comportamiento inaguantable con sus hijos.

Según el argumento que dan “las religiosas”,  es que el  papá del niño se lo llevó voluntariamente de la escuela; lo anterior por conocimiento del oficio No. RIT/273/2014 que le hizo entrega la Visitadurìa Regional de Defensoría de Derechos Humanos de los Pueblos de Oaxaca y cuyo titular es el Lic. Olegario Bautista López,  en el cual se informa a la señora Julissa Romero Nigenda, madre y tutora del niño, el estado del expediente DHPO/CA/016/RI/(21)/OAX/2014 el cual se integró por queja de la mencionada señora.

En ese momento La madre del menor solicitó un comunicado por escrito en el que se especificara qué artículo o clausula y de qué ley habría violado su hijo, recibiendo como respuesta de las religiosas, que no le podían entregar nada por escrito que las comprometiera, a lo que la señora inquirió que la disculparan pero que a ella le parecía algo informal el proceder que realizaban y que iba a pasar a dejar al niño a clases, sólo que las madres religiosas le obstaculizaron el acceso a los salones repitiéndole que el niño ya no pertenecía a la escuela.

Sin embargo después de tres meses las directoras del jardín de niños Jorge Laliberté, se vieron obligadas a rendir cuentas, por la queja que se presentó en Derechos Humanos, sin embargo con la complicidad de la Supervisora Escolar 016 Blanca Margarita Hernández Sánchez, presentaron documentos apócrifos, cayendo en falsedad en la declaración de datos, pues presentan unas listas de supuestos padres de familia.

Desde luego que es  lamentable la actitud de las religiosas misioneras de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Alicia Ortiz Suarez y María Elena Godínez Torres, pues dicen que son unas “madres de la caridad” y que nunca corrieron al niño porque ellas actúan desde que amanece y hasta que anoche con base en sus “valores”.

Y es que “las religiosas” al parecer actúan por consigna, pues se comete este tipo de atropellos para evitar entregar la documentación que acredita los estudios, pues ni siquiera aparecen en el registro federal de profesiones.

Por si fuera poco las que dicen adorar a Dios mienten, pues entregaron a la Defensoría de Derechos Humanos, documentos falsos en donde supuestamente firman 62 padres de familia, cuando en ese grupo son 31 alumnos, destacando que solo tres son los nombres con su firma que pertenecen al colegio.

Además no se ha demuestrado que exista alguna Ley que sancione con la expulsión de un alumno del kínder; es más “las religiosas” reconocen que el niño Gabriel Salinas Romero, sigue perteneciendo al jardín de niños y está legalmente inscrito, sin embargo, no le permiten la entrada a clases (comprobando con esto que sí lo corrieron), pero además no se pronuncian con la propuesta de que la señora Julissa Romero Nigenda puede llevar el niño al colegio.

 Lo que si queda claro es que hay repetición de firmas realizadas por una misma persona en diferentes renglones con nombre de diferentes, implantación de nombre de padres de familia que no son tutores de alumnos, además una clara omisión de la correcta escritura de nombres completos al firmar documentos oficiales, como escribir abreviaturas o intercambios de apellidos maternos y paternos para evitar o evadir consecuencias jurídicas.

Con todo está la Secretaria de Educación Pública (SEP), el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) y las autoridades correspondientes, deberían investigar que está ocurriendo en este escuela, pues creen que por el hecho de ser una institución privada pueden hacer y deshacer a su antojo, violentando un derecho tan importante como lo es el de la educación, pero demás cometiendo Bullying contra un niño de tan solo 6 años de edad.

cheque y juzgue las firmas usted mismo.

10449584_10203875523906803_301570150_n

10475997_10203875518586670_1487419616_n

10473929_10203875540347214_1306488727_n

No hay comentarios

Deja un comentario