Gubidxha Guerrero.

A las 4:40 de la tarde del lunes 24 de agosto de 2015 comenzó a sonar una de las alarmas vecinales instaladas en la manzana que abarca las avenidas Hidalgo y Aldama, así como los callejones del Toloache y Leones de la ciudad de Juchitán.

11885165_805018116264273_3673511511091512853_n

Al instante, vecinos de varias cuadras ejecutaron el Protocolo de Seguridad que tienen acordado, por lo que salieron a auxiliar a quien lo necesitara. Con palos, machetes, a puño limpio e, inclusive, perros, decenas de ciudadanos lograron la detención de tres sujetos que al verse rodeados opusieron poca resistencia.

No se dañó la integridad física de nadie. Mucho menos se les intentó “linchar”, como afirmaron equivocadamente algunos medios. Sencillamente se detuvo a tres ladrones que habían cometido un atraco en conocido local, entre Independencia y Reforma, despojando a la jovencita que lo atiende de un bolso con dinero en efectivo y un teléfono celular. Los vecinos organizados lograron recuperar lo sustraído, ya que los ladrones en su huida tiraron algunos objetos de valor y otros les fueron encontrados entre las ropas. Además, se les desarmó, pues portaban un filoso cuchillo, con el que amagaron a la víctima y a los vecinos.

11947471_805018576264227_4555923293490894142_n

En la detención participaron mujeres y hombres, así como niños y personas de la tercera edad, quienes se portaron responsablemente, ya que, entre otras medidas, han recibido pláticas de orientación por parte de especialistas en seguridad pública, por lo que tienen nociones de cómo proceder en dichos casos.

11905758_805018259597592_6388198352007224475_n

Los asaltantes, que responden a los nombres de Pedro Morales Esteva (15 años de edad), Jesús Cisneros Villareal (de 20 años) y Celso García Maldonado (de 18 años), pidieron ser entregados de inmediato a la Policía Municipal. Sin embargo, los vecinos se negaron, argumentando que sólo entregarían a los maleantes en presencia del alcalde de Juchitán, Saúl Vicente Vásquez o, en su defecto, del Secretario Municipal, Emilio Montero Pérez, quienes tendrían que comprometerse a brindar vigilancia permanente durante el día, así como realizar rondines nocturnos.

Para evitar que escaparan, se optó por amarrar a los delincuentes, siempre respetando su integridad física. Cabe mencionar que éstos tampoco lastimaron a su víctima, por lo que la actitud de los ciudadanos fue mesurada. Otra quizás habría sido la reacción en caso de haber agredido físicamente a la jovencita…

11880340_805018109597607_3395163080492736542_n

A los pocos minutos, llegó una patrulla con elementos de la Policía Municipal; poco después llegaron varios policías estatales con armas largas, así como policías ministeriales, a quienes se explicó que los delincuentes no serían entregados hasta que llegara la autoridad municipal y asumiera un compromiso público con esta zona de Juchitán. Comprendieron la situación y felicitaron a los vecinos por su proceder. Respetaron en todo momento la voluntad colectiva y jamás intentaron “rescatar” ni llevarse por la fuerza a los infractores, sabiendo que no peligraba su integridad física ni sus derechos. Inclusive llegaron familiares de uno de los detenidos, quienes recriminaron en duros términos sus malos pasos; los regañaron y pidieron que se hiciera justicia, así tuvieran que ser encerrados varios años en un Centro de Readaptación Social.

Como a las seis de la tarde llegó al lugar el Secretario Municipal, quien dialogó con varios presentes. Se le expuso la situación y asumió compromisos verbales con el vecindario. Se le pidió que los anunciara en voz alta y fue así como en compañía del Subprocurador Regional de Justicia, Luis Sánchez Castellanos, y del Comandante de la Policía Municipal de Juchitán, se comprometió a asignar dos elementos para la vigilancia de los cruces de Hidalgo y Leones, así como de Aldama y Leones, que son puntos donde se han cometido innumerables robos a transeúntes. Asimismo instruyó al comandante municipal para que envíe rondines nocturnos en la zona. Aseguró que presentaría estos compromisos por escrito a la Junta Vecinal cuando así se le requiriera.

Fue en ese momento que se realizó la entrega formal de los asaltantes a la autoridad competente, pero, además, se presentó la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público, misma que contó con numerosos testigos que acompañaron a la denunciante y que ratificarán la denuncia y estarán al tanto del curso que tome la investigación. Se aportaron las pruebas necesarias y en la misma noche iniciaron los peritajes, dando cumplimiento al compromiso del Subprocurador.

Con lo anterior, quedó demostrada la utilidad del sistema de alarmas vecinales, así como de los acuerdos que democráticamente han tomado los poblaciones desde hace poco más de dos meses que fue constituida la Junta Vecinal de manzana. Reiteramos que la gente actuó según el Protocolo de Seguridad establecido, que implica hacer las detenciones con determinación pero con el menor uso de la fuerza, entregar a la autoridad competente, denunciar, testificar, ratificar y dar seguimiento al caso.

Como logro adicional, se alcanzaron compromisos puntuales con el Secretario Municipal, con el Subprocurador de Justicia y con el Comandante Municipal que serán confirmados por escrito. Es decir, se actuó con decisión, valentía, unidad vecinal, pero responsablemente. No obstante, los vecinos han dejado claro que si el nivel de violencia aumenta o se sufren represalias contra la manzana, también podrán radicalizar las acciones… Esperemos que no haya necesidad, y que con los hechos de este lunes, los rateros eviten delinquir en la zona. Este debe ser el camino para frenar la inseguridad de nuestra querida región.

No hay comentarios

Deja un comentario