• Éste es el sexto descarrilamiento de “La Bestia” en menos de un mes, en la ruta Arriaga, Chiapas-Ixtepec, Oaxaca.
  • Viajaban mil 200 migrantes centroamericanos, entre éstos, cientos de niños.

DSC04365

Faustino Romo Martínez.

San Francisco Ixhuatan, Oax.- Por sexta ocasión en menos de un mes, el tren conocido como La “Bestia” descarrila  en la ruta Arriaga, Chiapas-Ixtepec, Oaxaca.

En esta ocasión viajaban mil 200 migrantes centroamericanos, entre éstos, cientos de niños, quienes vivieron momentos de angustia y desesperación, al momento que el tren descarriló en el paraje Las Palmas, perteneciente al municipio de San Francisco Ixhuatán en la zona oriente del Istmo.

DSC04407

Hasta el lugar arribó personal del Grupo Beta de Protección a Migrantes del Instituto Nacional de Migración a ofrecerles alimentos y agua.

Los Paramédicos del Grupo Beta atendieron una mujer migrante de tres meses de embarazo que viajaba con otro menor de edad, teniendo que ser trasladada a un hospital.

DSC04363

Cabe destacar que este descarrilamiento tuvo lugar cerca de  un arroyo que cruza por la zona, donde los niños migrantes pudieron recrearse y refrescarse debido al intenso calor.

En el lomo de “La Bestia” se dice que viajaban por lo menos entre 500 y 300 niños, dentro de este éxodo que se esta viviendo y en el que un gran numero de infantes están dejando su país en busca del sueño americano, algunos acompañando a sus padres, mientras que otros se aventuran solos, esto debido a una desinformación que ha provocado que los menores busquen ir hacia la Unión Americana.

Este es el caso de David, un joven de apenas 14 años de edad, quien abandonó su natal Guatemala y su mira es llegar a los Estados Unidos, 

“Sí lo que hemos escuchado que sí que los Estados Unidos está apoyando a los menores, por eso uno se decide viajar, es por eso que tenemos una oportunidad, entonces queremos tener una mejor vida”.

En Arriaga, Chiapas, David montó junto con cientos de migrantes al tren “La Bestia”, su destino era Ciudad Ixtepec, Oaxaca, pero en su viaje tuvo que hacer una pausa en el camino, porque el ferrocarril descarriló nuevamente en el Istmo de Tehuantepec.

Por su parte  José Aroldo Mendoza, migrante centroamericano, aseguró que vivieron un gran susto, pensando que el tren se detuvo por alguna otra cosa.

“Nos asustamos porque creímos de que iban a entrar personas malas ahí a hacernos algo o asaltar o por los niños pues más que todo, llevan, van muchachas con niños y no, no queremos que pase nada, queremos llegar todos con bien”. ¿Van muchos niños en este tren? “Aproximado como unos 500 niños, 300 niños”, detalló.

No hay comentarios

Deja un comentario