Oscar Guerra/Politólogo-UNAM     Twitter: @scarguerra

El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), aprobó el registro como partidos políticos nacionales al Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), al Partido Humanista (PH) y al Partido Encuentro Social (PES). Los cuales surtirán efecto a partir del primero de agosto de este año.

Con el reconocimiento legal de estos tres institutos, serán diez los partidos políticos nacionales (PRI, PAN, PRD, PVEM, PT, MC, NA), quienes disputarán el voto del electorado a lo largo y ancho del país durante las elecciones federales del próximo año.

La aparición de nuevas opciones partidistas en el escenario político electoral, es reflejo de una sociedad plural como la nuestra y representa un punto central que muchas veces se pierde de vista: el derecho que tienen los ciudadanos de esta nación de construir libremente sus partidos políticos.

Seguramente un gran número de personas estarán en desacuerdo con el ingreso de los tres partidos en la arena electoral, incluso cuando hayan cumplido con los requisitos que marca la ley.

Lo que no se debe olvidar, es que nuestras leyes permiten –y que bueno que sea así-  que los ciudadanos que no se sienten identificados con los actuales partidos, puedan crear en un momento dado su propia fuerza política.

Tal disposición resulta justa, porque los partidos que logran en estos días el registro, debieron primero cumplir con una serie de requisitos nada fáciles, con los cuales demuestran el respaldo ciudadano y por ende, la aceptación social. Dejo un botón de muestra de mi afirmación.

Los partidos cuentan con una declaración de principios, programa de acción y estatutos que normarán sus actividades. Debieron en su momento contar con tres mil afiliados en por lo menos veinte entidades federativas, o bien presentaron trescientos afiliados, en por lo menos doscientos distritos electorales uninominales, quienes se identificaron con credencial para votar con fotografía correspondiente a dicha entidad o distrito, según fue el caso.

Por ejemplo,  el Frente Humanista acreditó a 270 mil 966 afiliados en 211 asambleas distritales, en tanto que Encuentro Social comprobó 308 mil 997 afiliados y realizó 236 asambleas distritales válidas, a su vez, MORENA acreditó 496,729 afiliados y realizó 30 asambleas estatales válidas.

Además, demostraron al INE que el número total de sus afiliados en el país no fue inferior al 0.26 por ciento del padrón electoral federal que fue utilizado en la elección federal ordinaria inmediata anterior a la presentación de la solicitud de registro; en este caso, la elección presidencial de 2012.

Obtener en la actualidad un registro como partido político en México, no garantiza una vida eterna en el sistema de partidos. El diseño institucional en la materia, obliga a los partidos refrendar el respaldo ciudadano en cada elección. Por ejemplo, si un partido quiere conservar su registro y seguir con vida necesita obtener el 3% del total de la votación.

De igual manera, la obtención de un registro partidista, otorga el gozo de prerrogativas. Para este año, el INE destinó un presupuesto de 4,044 millones de pesos para partidos, de los cuales el 30% se otorga mensualmente y de manera igualitaria entre las fuerzas políticas con registro -el 70% restante se reparte de acuerdo a los resultados obtenidos en la última elección anterior y no le toca a los nuevos partidos.

Por esto, a partir de agosto, a cada uno de los tres nuevos partidos les tocará un financiamiento de 50 millones 550,000 pesos para sostener sus actividades en los últimos cinco meses de 2014.

Estas nuevas opciones oxigenarán, sin duda, la vida política del país, así mismo incrementarán la competencia electoral, lo cual fortalece la vida democrática de México. Pero lo más importante, es que los electores, con sus votos en las urnas, decidirán el futuro de los diez partidos; es decir, quienes permanecerán en el espacio político institucional y quienes desaparecen y ello es una buena noticia porque refleja y garantiza la coexistencia de la pluralidad política en nuestro país.

No hay comentarios

Deja un comentario