Por: Gildardo Mota/Barra Informativa.

Samuel Gurrión Matías y José Antonio Estefan Garfias, el primero diputado federal del PRI y el segundo, titular de la Secretaría de Vialidad y Transporte, en su desesperado afán por  adquirir y controlar un supuesto capital político que podrían utilizar en los próximos procesos electorales constitucionales, han recurrido a acciones demagógicas que sólo han llevado a la confrontación de dirigentes de diversos sitios de taxis que operan en la ciudad de Oaxaca.

A 10 días de que el diputado federal del PRI, Samuel Gurrión Matías rindiera su segundo informe legislativo, ayer en el hotel Hacienda la Noria, el Secretario de Vialidad y Transporte, José Antonio Estefan Garfias sostuvo una reunión discreta con dirigentes de sititos de taxis, entre ellos el dirigente de la Unión de Organizaciones de Taxistas del Estado de Oaxaca, Teódulo Vásquez García, con el único fin de exigirles que le bajaran a la campaña que iniciaron en contra de su persona.

Una semana antes a un gran número de unidades que prestan el citado servicio en la ciudad de Oaxaca les fueron colocadas sobre sus medallones diversas frases  que cuestionan el actuar de Estefan Garfias, esto a tan sólo unos días de que el gobernador Gabino Cué Monteagudo rinda su cuarto informe de labores.

 

Las leyendas que portaron taxis por algunos días citaban: “Garfias no tiene lealtad. Tampoco existe la justicia”, “Garfias, te dimos la confianza y ya se agotó la paciencia” y “SEVITRA te dimos confianza y se agotó la paciencia”.

Tras la reunión con Estefan Garfias, algunos dirigentes de sitios de taxi ordenaron a cocesionarios y éstos a su vez a choferes retirar las leyendas de los medallones de cada unidad de motor, sin embargo, hasta ayer por la tarde el sitio Alameda mantenía las frases en sus taxis.

Estefan Garfias y Gurrión Matías, ambos de origen istmeño, el primero iniciado como político priísta en el gobierno de Diódoro Carrasco Altamirano y el segundo, en el periodo gubernamental de José Nelsón Murat Casab, pretenden saciar sus apetitos  de poder sin importarles la problemática del transporte en Oaxaca, manipulando a dirigentes de sitios de taxi, uno con la promesa de entrega de concesiones y el otro con dinero y más promesas.

Gurrión Matías ha operado un esquema informativo mediante el cual vende una supuesta aspiración en calidad de aspirante del PRI al Gobierno del Estado, aunque su pobre trayectoria política sólo el permitiría alcanzar a una diputación local, razón por la cual ha buscado enlaces con otros partidos políticos, como es el caso del Movimiento de Regeneración Nacional.

El titular de la SEVITRA, mayormente maleado como político del PRI, no pierde de vista la gubernatura desde que José Murat Casab lo bajó del caballo pese al descarado apoyo que le brindó Diódoro Carrasco Altamirano, pretende ser diputado federal por  el Istmo, insiste en autorrealizarse en un actor perverso y de mano dura en la política de Oaxaca, en sus manos tiene una institución que le permite alcanzar acuerdos con un sector importante de la economía local. Ayer, durante el encuentro con dirigentes de taxistas, hizo ver que tiene poder y que sus aspiraciones son mayores.

De su lado, Samuel Gurrión Matías se ha limitado a continuar con un estilo de vida social frívolo, asiste a comidas y bailes populares, su política se ha limitado a comprar espacios en medios de comunicación, sus declaraciones son vacías, su escasa formación académica le ha impedido incidir en los temas torales de la nación y del estado, en dos años prefirió evadir el conocimiento legislativo y recurrió  a la gestión social.

Semanas antes de su segundo informe de labores, Gurrión Matías convocó a dirigentes de sitios de taxi en exclusivo restaurante de la colonia  Reforma, en donde al lado de los representantes de los trabajadores del volante degustó de exquisitos cortes de carne y bebidas de origen escocés, los acuerdos se estaban gestando.

No hay comentarios

Deja un comentario