DE GUIRA’LU’ (DE TODO UN POCO)

0
72


Ricardo Pineda Hernández

PARA ENTENDER LA CUARTA TRANSFORMACIÓN:

La tragedia de México inicia en 1492 con el descubrimiento de América, España embarca a un puñado de aventureros de la peor calaña para llegar a la India, por azares de la vida, llegan a las costas de América Central y después se adentran en el territorio de las culturas originarias.

Consumada la conquista, sufrimos mas de trescientos años bajo el yugo de la corona española, los pobladores nativos fueron convertidos en esclavos y súbditos, mudos testigos del saqueo y la rapiña del oro y la plata que enriquecieron a la península ibérica.

Las condiciones infrahumanas en las que los conquistadores tenían sometidos a los nativos y a las castas, de senda brutalidad genocida, aunado a las diferencias políticas surgidas entre criollos y peninsulares, dio origen a la primera transformación con la guerra de independencia y la propia consumación alrededor de 1821.

Con la independencia política, sobrevino la lucha entre monarquistas y republicanos, que mas tarde desembocó en la lucha entre conservadores y liberales. El presidente Juárez y la generación de 1857 entre los que destacan: Melchor Ocampo, Guillermo Prieto, Miguel Lerdo de Tejada, Ignacio Comonfort, entre otros, con la presidencia itinerante, vencieron a la monarquía impuesta desde extranjero encabezada por el emperador Maximiliano y su esposa la emperatriz Carlota; el Cerro de Las Campanas fue la tumba de los sueños monarquistas, el Presidente Juárez encabezaba la restauración de la república; era la segunda transformación.

La permanencia del porfiriato durante mas de treinta años adquiere el carácter de dictadura, donde las garantías individuales, sociales y políticas eran letra muerta. La injusticia social era insultante: en el campo se mantenían condiciones de esclavitud, los peones vivían acasillados en las grandes haciendas, trabajando de sol a sol y sujetos a las tiendas de raya. En las minas, por ejemplo, la de Cananea y la de Río Blanco, las condiciones de los trabajadores no eran mejores: salarios miserables, largas jornadas laborales, insalubridad y muerte.

El las ciudades, los obreros de las industrias no corrían con mejor suerte, sin derechos ni prestaciones sociales formaban las grandes cinturones de miseria, el lumpen proletario en toda su extensión.

En la vertiente política, las voces eran contra la reelección de Porfirio Díaz Mori. Francisco I. Madero abrazo la causa del sufragio efectivo, no relección; por las causas del proletariado el ideólogo era Ricardo Flores Magón, mientras que por la lucha agraria la figura era Emiliano Zapata.

La Revolución Mexicana inicia el 20 de noviembre de 1910, con la cifra de un millón de muertos logra el destierro de Díaz y da forma a la Constitución de 1917 que integra los justos reclamos de la nación, destacando los Artículos 3o, 27 y 123. Con estos sucesos se da origen a la tercera transformación del país.

La cuarta transformación le toca a esta generación, la historia nos llama para rescatar a la república de las garras del neoliberalismo económico, que devora los recursos de la nación y ha hipotecado el futuro de las nuevas generaciones de mexicanos.

Desde 1982 a la fecha, la tecnocracia nacional, ligada a los organismos internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo económico, entre otros, ha entregado la riqueza nacional a los grandes consorcios mundiales.

La pobreza extrema no puede ser nuestro destino, ni el desempleo, ni la corrupción, ni la impunidad, ni el saqueo de la minoría rapaz, ni el analfabetismo, ni la inseguridad, ni el uso irracional de nuestros recursos naturales.

Es la hora de la cuarta transformación.
Ricardo Pineda Hernández.

Deja un comentario