Respuesta oficial ante iniciativa ciudadana. ¿Menosprecio o mutua convivencia?

0
349


El pasado miércoles 30 de septiembre de 2015, el Comité Melendre entregó en las oficinas del presidente municipal de la Heroica Ciudad de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, un oficio en el que se le propuso una audiencia al edil para plantearle el“Programa Integral de Seguridad y Convivencia Vecinal” (PISCV), diseñado por la referida organización como resultado de un trabajo de más de una década en distintas poblaciones zapotecas y producto de la labor realizada durante meses en la conformación de Juntas Vecinales en la ciudad, con participación de vecinos organizados.

Al miércoles 7 de octubre, el alcalde juchiteco no ha recibido en sus oficinas a los integrantes de la mencionada agrupación. El municipio, en cambio, emitió un comunicado este mismo día en el que propone “incluir a la sociedad en el proceso de reflexión acerca de las causas que han propiciado la incidencia de delitos en nuestra ciudad”.

El Comité Melendre confía en que este comunicado del Ayuntamiento juchiteco no sea una casualidad de lo que se le adelantó varios días antes como iniciativa de sus integrantes, sino producto de un meditado plan de trabajo del edil juchiteco; y que la iniciativa del Presidente Municipal, Saúl Vicente Vázquez, no sea remedo del proyecto que el Comité Melendre y los vecinos de diversas demarcaciones juchitecas han emprendido con seriedad y autonomía de gestión en los meses precedentes, con notable éxito en sus resultados.

No tendrían que ser, ni son lo mismo, ambos proyectos, pues tienen origen distinto: las Juntas Vecinales surgen de una propuesta organizada de la sociedad civil y aunque plantean, entre otros objetivos, disminuir la comisión de delitos, no da preeminencia al “ámbito policiaco” sino al “trabajo social coordinado”, y no prevalece en él el “ámbito educativo”, sino “el enfoque solidario, las jornadas de convivencia y los talleres para el enriquecimiento artístico, deportivo y cultural”, entre otras perspectivas.

Sería preocupante que un proyecto, cuya eficacia y seriedad ha quedado demostrada y respaldada por la ciudadanía, quisiera ser sustituido por una iniciativa de política pública nacida en los escritorios de las oficinas municipales. Sin embargo, la iniciativa del Ayuntamiento para este “Consejo Municipal de Seguridad Ciudadana” se corresponde, se complementa y se suma a la labor que ya ha iniciado con su ejemplo la sociedad juchiteca desde los organismos de la sociedad civil, toda vez que la inseguridad es un flagelo que merece ser atendido por las autoridades.

No dudamos que la iniciativa municipal deba ser puesta en la mira y atención de todos los ciudadanos, bajo cuyo escrutinio debe trabajar. Asimismo, es deseable que la conformación del “Consejo Municipal de Seguridad Ciudadana”, convocada improvisadamente por el Ayuntamiento, y el “Programa Integral de Seguridad y Convivencia Vecinal”, propuesta por el Comité Melendre, puedan realizarse conjuntamente en beneficio de la ciudadanía juchiteca por la ciudad que todos nos merecemos.

Deja un comentario