•  La participación de las mujeres en ámbitos de decisión política no mejora la calidad de la democracia; sin ella, no hay democracia.

DSC_0307

  •  El 60-40 tendrá que ser modificado para armonizar nuestra legislación electoral con lo dispuesto por la Constitución federal.

Oaxaca, Oax.- En el marco de la Reforma electoral es necesario establecer la paridad en las presidencias municipales, y clarificar los mecanismos para lograrla, así lo señaló Anabel López Sánchez, titular del Instituto de la Mujer Oaxaqueña al participar en el Coloquio “La Transición Electoral en Oaxaca” organizado por la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca.

Acompañada de la diputada Alejandra García Morlán y Sofía Robles defensora de los derechos de las mujeres indígenas, López Sánchez participó con el tema, “Género y elecciones: avances y pendientes” y afirmó que en los discursos oficiales se dice que la participación de las mujeres en los más altos ámbitos de decisión política mejora la calidad de la democracia y favorece un mundo más pacífico y seguro.

 “Aunque esto sea cierto, no tendría por qué ser argumento para convencer a nadie sobre la necesidad del ejercicio pleno de nuestros derechos a votar y gobernar” afirmó la funcionaria estatal, porque dijo, “la participación de las mujeres en los más altos ámbitos de decisión política no mejora la calidad de la democracia. Sin ella, simplemente no hay democracia. Porque si las mujeres no estamos, la democracia no es”.

Asimismo la titular del IMO argumentó que hay avances en la participación de las mujeres en el terreno político electoral. En el ámbito federal, hoy son mujeres 37% de quienes conforman la Cámara de Diputados y 32.8% del Senado de la República. En 18 estados del país se establecen cuotas que favorecen la inclusión de más mujeres, y en 13 entidades se contempla la paridad.

“La reforma al artículo 41 constitucional de febrero de este año establece la obligación de los partidos políticos de garantizar la paridad entre mujeres y hombres en candidaturas a legisladores federales y locales. Sin escatimar el gran avance que esto implica, tenemos como pendiente el establecimiento de la misma obligación de paridad en el ámbito de las elecciones municipales” reconoció López Sánchez.

También podemos hablar de avances en las elecciones municipales del año pasado, enfatizó Anabel López, donde 297 mujeres obtuvieron cargos de decisión en los ayuntamientos, lo que representa 37 por ciento de los 803 cargos que estuvieron en disputa en las elecciones de 2013. Aunque se contaba con 40 síndicas y 51 regidoras de Hacienda, puestos clave en la administración de los municipios, actualmente y tras la judicialización de los comicios, han quedado sólo la mitad de síndicas, y hay que restar a las que no pudieron tomar posesión de sus puestos por los conflictos en sus comunidades.

En el ámbito de las elecciones legislativas, afirma López Sánchez, la reforma al CIPPEO de agosto de 2012 estableció la proporción de 60-40 de candidaturas propietarias y suplentes de un mismo género, “procurando llegar a la paridad”. Este 60-40 es hoy obsoleto y tendrá que ser modificado para armonizar nuestra legislación electoral con lo dispuesto por la Constitución federal que obliga a la paridad. Sin embargo, el caso permite mostrar cómo los partidos políticos buscan permanentemente quedarse en la simulación.

Finalmente la titular del IMO, señaló que “necesitamos romper el dique para asegurar que a los espacios políticos lleguen no sólo cuerpos de mujeres, sino también nuestra perspectiva”. Y de esta manera, señaló poner atención a temas como la correcta aplicación del dos por ciento del presupuesto de los partidos políticos, “hasta hoy garantes de la cultura que nos bloquea el paso. Vale cuestionarnos si esos recursos no deberían ser ejercidos por alguna otra instancia, o si ésta debería al menos diseñar su egreso”, finalizó.

No hay comentarios

Deja un comentario