Con eliminación de subsidio eléctrico, Ejecutivo tendrá manejo discrecional de tarifas, señala.

MÉXICO, D.F. Los pueblos y comunidades indígenas serán los más afectados con las leyes de hidrocarburos y eléctrica, aprobadas por los senadores oficialistas, porque ahora corren el riesgo de ser despojados de sus tierras y pagar altos costo por el consumo de energía eléctrica, alertó el presidente de la Comisión Sur-Sureste del Senado de la República, Benjamín Robles Montoya; sin embargo, dijo que en el PRD tienen un aliado permanente.

“Las comunidades indígenas son las más afectadas por la falta de oportunidad de tener a su alcance los servicios de infraestructura básica. En el Grupo Parlamentario del PRD estamos conscientes de las numerosas expresiones de descontento social, de los actos de resistencia, que surgen de una misma inconformidad en distintos pueblos y comunidades indígenas del país, nosotros les decimos que en el PRD estas comunidades tienen un aliado”, sostuvo Robles Montoya.

Y agregó: “A nuestros paisanos les digo que, bajo este nuevo esquema, no crean que los vamos a dejar solos, vamos a exigir, sin descanso, el cobro de tarifas justas a la energía eléctrica”.

Al igual que en la Ley de Hidrocarburos, apuntó el legislador oaxaqueño, las tierras de los pueblos originarios estarán a disposición y podrán ser ocupadas por las empresas que tengan interés en invertir para la generación de energía eléctrica.

Asimismo, lamentó que los senadores peñistas hayan eliminado la figura del subsidio al consumo de energía eléctrica y den atribuciones al Ejecutivo Federal para el manejo discrecional de tarifas a través del llamado apoyo focalizado y negarse a dar tarifas preferenciales a las localidades indígenas.

El congresista federal hizo uso de la máxima tribuna de la nación en cuatro ocasiones, durante la discusión de la Ley de la Industria Eléctrica, en donde permanente hizo una defensa férrea de los derechos de los pueblos y comunidades indígenas.

Y es que destacó que en dichas localidades, en su mayoría con un alto índice de marginación, los recibos de luz que llegan a los hogares fluctúan entre los cinco mil y 30 mil pesos, siendo que nuestros compatriotas tienen a duras penas unos cuantos focos de luz y uno o dos aparatos electrodomésticos, lo que sin duda representa un abuso en contra de quienes menos tienen.

Por esa razón, el senador Benjamín Robles, en un acto de justicia para los herederos naturales de la nación mexicana, se comprometió a legislar hasta lograr que por ley se establezcan tarifas preferenciales para los pueblos originarios inferiores a las fijadas para el resto de la población, como ya en otras ocasiones ha exigido al Ejecutivo Federal. 

No hay comentarios

Deja un comentario