• Más de 17 millones de indígenas están en edad de votar.
  • Aunque se ha avanzado en derechos, queda pendiente el tema de la representación electoral indígena.
  • Propone reformar los artículos 232 y 233 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

El senador Jorge Toledo Luis presentó al Pleno del Senado una iniciativa de ley para obligar a los partidos políticos a otorgar al menos el 10 por ciento de sus candidaturas a cargos de elección popular a los pueblos y comunidades indígenas, respetando la igualdad de género.

El senador Toledo consideró que el reto de los mexicanos en este primer cuarto del siglo XXI es pasar de lo políticamente correcto a los compromisos reales, a las acciones positivas con medidas de empoderamiento que beneficie a los más desprotegidos de la sociedad mexicana: los pueblos y comunidades indígenas.

Manifestó que, a pesar del elevado número de personas que se reconocen como indígenas, hasta hoy, como grupo social, no se les ha dado la representación política-electoral que merecen, pues hay casi 26 millones de personas que se autoreconocen como indígenas y en edad de votar hay 17 millones 98 mil 838 personas.

Explicó que la mayoría de ellos no acude a las urnas, porque no se sienten representados en el esquema electoral que se les ha impuesto, pues políticamente se les ha desprotegido al no darles representación política.

Expuso que, si bien algunos indígenas, como él mismo han podido llegar a las curules y a los escaños, no es con la representación indígena, sino en el marco de las políticas y estrategias de la representación partidaria que reconoce la legislación electoral mexicana.

“Ese descuido ha permitido que los pueblos indígenas, especialmente los jóvenes, busquen cobijo en los grupos estridentes y se lancen a la aventura de las revoluciones sociales, sin comprender que los nuevos tiempos convocan a la transformación democrática de las sociedades mediante el voto y las propuestas electorales”, dijo.

Jorge Toledo consideró que, a pesar de todos los avances constitucionales y legales que se han alcanzado “todavía hoy, algunos hablan de los indígenas, especialmente de las mujeres indígenas, sólo para ser políticamente correctos, pero en la práctica les niegan todos esos derechos que proclaman”.

Explicó que el artículo 2o de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos reconoce y sostiene la composición pluricultural de la nación, sustentada originalmente en sus pueblos indígenas y, en el artículo 1o, párrafo quinto, prohíbe toda la clase de discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad y varias consideraciones más que atenten contra la dignidad humana.

Dijo que en ese mismo sentido se pronuncia la Convención Americana de Derechos Humanos y la Declaración Universal de los Derechos Humanos , la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas emitida por la ONU y el Convenio 169 de la OIT.

Aclaró que en la impartición de justicia, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ha establecido una serie de tesis para evitar la discriminación y garantizar el acceso de los indígenas a la justicia electoral, especialmente en lo referente a los sistemas normativos internos.

Manifestó que se ha avanzado mucho, pero no en lo fundamental, porque aún falta el tema electoral indígena, porque para alcanzar la representación política-electoral, “es una enorme injusticia tratar de iguales a quienes en realidad son desiguales”.

Precisó que es muy difícil que los hombres y mujeres de los pueblos indígenas puedan competir en igualdad de circunstancias con los poderosos económicamente y las familias políticas que se han formado en muchos de los partidos y que, por eso, ha insistido en que a los hombres y mujeres indígenas se les debe dar un trato de igualdad sustantiva.

Trato que debe reflejarse en una acción positiva que obligue a los partidos políticos a darles, por lo menos, el 10 por ciento de las candidaturas uninominales y plurinominales, repartidos en igualdad entre hombres y mujeres indígenas.

Expresó que la acción se debe dar en todo el territorio nacional donde haya presencia indígena, pero especialmente en los estados donde su presencia sea significativa, de acuerdo con los datos censales del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía.

Reconoció que este porcentaje solicitado es menor al número que los pueblos y comunidades indígenas representan estadísticamente en la población total y en la electoral de México, pero consideró que será un buen principio para empezar a darles el lugar que les corresponde y al que tienen todo el derecho.

Con esas consideraciones, el senador Jorge Toledo pidió al Pleno del Senado que, en su momento, voten favorablemente la iniciativa para modificar la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales federal, en su artículo 232 y 233, para que los partidos políticos se vean obligados a otorgar al menos el 10 por ciento de sus candidaturas a los hombres y mujeres indígenas.

No hay comentarios

Deja un comentario