MÉXICO, D.F. Al arrancar la discusión en el Senado para para la elaboración del dictamen de las leyes reglamentarias de la reforma energética, el presidente de la Comisión Sur-Sureste, Benjamín Robles Montoya, aseguró que el PRD propone el fortalecimiento de Pemex y de la CFE, contrario a la propuesta del Ejecutivo Federal que pretende desmantelar las más importantes empresas públicas nacionales.

Al respecto Robles Montoya asentó: “Son muchos los temas los que nos preocupan seriamente en el PRD, y es que encontramos que con estas leyes se reduce y desmantela innecesariamente a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad, empresas públicas que han sido pilar del desarrollo industrial del país, que han sostenido el suministro energético de los mexicanos y las finanzas públicas del gobierno desde hace más de 57 años”.

“Hoy se dice que se les quiere convertir en Empresas productivas del Estado, pero la verdad es que más que empoderarlas, las siguen acotando; situándolas en un escenario de evidente vulnerabilidad”.

Explicó que la reforma constitucional marcó la pauta  y las leyes secundarias clarifican y precisan lo que ya se veía venir: la transformación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en autoridad suprema del sector energético. La Ley de Petróleos Mexicanos y la Ley de la Comisión federal de Electricidad son una muestra más de esto.

Con estas Leyes, señaló que la Secretaría de Hacienda mantendrá el control sobre las empresas productivas del Estado. El control será menos visible pero igualmente efectivo. Hacienda determinará las obligaciones de balance financiero y el techo de servicios personales que deberán cumplir dichas empresas.

De igual modo, dijo, podrá ordenarles que pospongan sus operaciones de financiamiento cuando considere que éstas incrementan el costo financiero o reducen las fuentes de financiamiento del sector público.

“La Secretaría también determinará el dividendo estatal que tendrán que pagar cada año. Por si fuera poco, el Secretario de Hacienda tendrá voz y voto en sus Consejos de Administración, no como una opción del Presidente de la República, sino por mandato de ley”, indicó el legislador oaxaqueño.

De manera específica en el sector eléctrico, y tal vez la más peligrosa de todas sus nuevas potestades, Hacienda determinará los retornos objetivos y las metodologías para evaluar la rentabilidad y los retornos de capital de las empresas productivas del Estado, apuntó el senador Benjamín Robles.

La aplicación de esas metas y metodologías será obligatoria e independiente de la regulación tarifaria de la Comisión Reguladora de Energía, de ahí que Hacienda  podrá quebrar cuando quiera a las empresas públicas del sector, destacó el congresista federal.

“Con estas leyes, compañeras y compañeros, se confirma el debilitamiento de Petróleo Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), apuntando claramente hacia su desmantelamiento”, advirtió el representante popular. 

No hay comentarios

Deja un comentario