EscenarioPolítico‬

Por Gubidxa Guerrero

Desde hace varios años he afirmado desde esta columna que la inseguridad no solo debe combatirse con armas y policías. Que, de hecho, cuando una sociedad no confía en sus guardias de seguridad, en lugar de certeza, existe incertidumbre y temor. Asimismo, cuando un policía no se siente apoyado por la sociedad a la que debe servir, difícilmente arriesgará la vida por los ciudadanos malagradecidos.

El asunto de la inseguridad pasa por recuperar valores tradicionales que permitieron que nuestros padres y abuelos vivieran en armonía. La situación económica no debe ser excusa para justificar el grado de descomposición social. Hace dos o tres generaciones la región istmeña vivía en una situación mucho más precaria que ahora y, sin embargo, la delincuencia no alcanzaba los niveles que vemos en el siglo veintiuno.

En la solidaridad social, en los valores, veo la clave de la solución. Si no tenemos una sociedad cohesionada, unida, capaz de trabajar colectivamente por su propio bienestar, difícilmente podremos ver autoridades preocupadas por la tranquilidad de sus gobernados. A muchos funcionarios no les importa lo que suceda afuera de sus oficinas. Viven más preocupados por cómo desviar recursos del erario, que en el bienestar de los ciudadanos.

Los espacios recreativos juegan un papel excepcional. Al ser punto de encuentro, posibilitan la interacción de niños, jóvenes y adultos; es decir, la integración de la comunidad. Tener lugares públicos dignos, debe ser prioridad para autoridades y habitantes; porque en la sana convivencia está parte de la solución.

En lo que los políticos se deciden a profesionalizar a los cuerpos policíacos, en lo que nos terminamos de convencer que con más policías no necesariamente habrá mayor seguridad, debemos hacer lo que esté en nuestras manos para rescatar lugares abandonados.

Eso, precisamente, decidieron hacer los ciudadanos que integran la Junta Vecinal Guendalisaa A.C. Rehabilitar, devolverle la vida cultural y deportiva a uno de los pocos centros recreativos al oriente de Juchitán: el Parque Hidalgo, más conocido como La Guardería.

Por decisión de Asamblea General de Vecinos, se determinó solicitar en Comodato (Préstamo) al Ayuntamiento de Juchitán el Parque Hidalgo durante esta misma semana, para que sea la Asamblea de la Junta Vecinal Guendalisaa A.C. la instancia que administre, reglamente e impulse las actividades culturales, deportivas y sociales en dicho lugar.

Obviamente, los vecinos de cinco cuadras distintas, serían los encargados de gestionar la limpieza y seguridad del lugar, pero, sobre todo, serían ellos mismos los que revitalizarían el espacio, protegiéndolo y mejorándolo mediante la participación de todos. Tocará al gobierno municipal apoyar esta iniciativa vecinal que va de la mano con lo que desea toda administración pública: orden y seguridad.

Los espacios públicos deben volver al seno de la comunidad, pues a ella se deben. Pero los habitantes de las distintas poblaciones debemos responsabilizarnos de la parte que nos corresponde, porque es sabido que todo derecho conlleva un deber, y al derecho de tener espacios dignos corresponde el deber de cuidarlos, embellecerlos y darles vida.

No hay comentarios

Deja un comentario