Encierran señoras de la séptima a trabajadores de salud los acusan de corruptos y mafiosos

Gerardo Valdivieso Parada

IMG-20140704-WA0011

Juchitán, Oax.- Señoras amas de casa de la Séptima Sección que son atendidas en el Centro de Salud de esta Sección de la ciudad, encerraron al Jefe de la Jurisdicción  Sanitaria No. 2 Daniel López Regalado y a cien trabadores en sus propias instalaciones, lo que generó un connato de bronca entre los vecinos y los empleados que quisieron burlar el cerco de las juchitecas.

Y es que en el momento de la toma del edificio se desarrollaba una reunión sindical en el edificio de los trabajadores de la Secretaría de Salud Sección 35, algunos empleados lograron salir y los que se mantenían dentro del edificio sindical quedaron atrapados por lo que algunos forcejearon con las señoras con el propósito de salir de burlar la toma de las oficinas.

IMG-20140704-WA0007

El Jefe de la Jurisdicción llamó a Elementos de Seguridad Estatal mientras las señoras se dispusieron a organizarse, hicieron un fogón y pusieron a calentar un caldo enfrente del edificio administrativo mientras se hacía de palabras con los trabajadores de salud que se apostaron en los alrededores siendo los jóvenes empleados los que se burlaban de las señoras.

10522625_10152569183281419_1218861680_n

A la llegada de la policía se apersonó un representante de la Secretaría General de Gobierno quien planteó una mesa de diálogo para llegar a una solución. Los elementos de seguridad llamaron al doctor Miguel quien pidió a los policíaas permitir la salida de los trabajadores que aseguró eran “mil” para evitar una confrontación mayor.

Los vecinos de la Séptima habían denunciado ante la Jurisdicción el trato déspota de tres trabajadores de su Centro de Salud como Neyra Vicente López, encargada del Centro, Mavis Chiñas encargada de medicamentos  y la enfermera Sebastiana Girón Santiago.

Además de tratarlos con la punta del pie las trabajadores fueron acusadas por las señoras de sustracción de medicamentos y de cobros indebidos. Aprovecharon para denunciar la pésima situación del Centro pues no cuenta con medicamentos tan necesarios como la insulina y no cuenta “ni siquiera con sillas”.

Acusaron al Jefe de la Jurisdicción de no sólo no atender de manera adecuada sus requerimientos si no volvió más crítica la situación al retirar y poner “a disposición” al doctor Oscar Castillo Toledo, quien al contrario de las empleadas, según la señoras, era muy amable y solía atender hasta el último paciente los sábados domingos y días festivos, que son los días, dijeron, que tiene tiempo desatenderse de sus trabajos y atenderse.

Por lo anterior las mujeres reclamaron como única condición para retirarse el regreso inmediato del doctor Oscar Castillo Toledo que fue retirado del Centro por órdenes del López Regalado como una especie de venganza de las empleadas denunciadas, por lo que consideraron que dentro de la Jurisdicción existe “una mafia” entre directivos y trabajadores.

Al cierre de esta edición las señoras aceptaron la salida de las mujeres “para que puedan atender a sus hijos” pero no así al Miguel López.

No hay comentarios

Deja un comentario