Gerardo Valdivieso Parada/estamañana.

Juchitán, Oax.- “Los muertos saltan de tumba en tumba” escribe el poeta Macario Matus en un poema dedicado al Miércoles Santo en el panteón de su barrio Cheguigo, ahora él seguramente salta de tumba en tumba platicando con sus vecinos sobre la venida de los parientes, que limpian y colocan flores sobra las fosas de su muertos.

Na Maura y su hija han colocado ya flores sobre su tumba con arena fresca, han venido desde la ciudad de México han mandado a arreglar la casita de palma, ubicado en la primera fila de tumbas, el poeta descansa junto a su padre.

A unos pasos de ahí está la tumba de la familia Gurrión Carrasco, en donde descansan los restos del mártir de la Revolución Adolfo C. Gurrión, diputado federal por el distrito de Juchitán durante el golpe del general Victoriano Huerta en contra del gobierno de Francisco I. Madero, y que por su oposición a la dictadura fue asesinado por órdenes del Secretario de Gobernación, Aureliano Urrutia, en Chihuitán.

Evaristo C. Gurrión, hermano mayor de la familia protector de su hermano Adolfo, llegó al grado de coronel y jefe de Estado Mayor del General Heliodoro Charis, a la muerte de su hermano y sus padres erigió el mausoleo que se mantiene en pie y en la cual mandó a colocar el epitafio que todavía se puede leer: “A mis queridos padres Antonio Gurrión y Juana Carrasco y a mi hermano Adolfo, como testimonio de respeto.- Recuerdo de Evaristo C. Gurrión”.

En la parte céntrica del panteón se encuentra la tumba del poeta Francisco Javier Sánchez Valdivieso más conocido como Pancho Nácar, Vicente Vera encargado del panteón, informó que hace ya bastantes años a la tumba le fue arrancada la placa alusiva, sólo una cruz con el sobrenombre del poeta incompleto permanece sobre la fosa con un nicho de palma.

Chente Vera amante de la poesía y la historia encamina hacia la tumba de otros ilustres juchitecos como los compositores, cuyos familiares acuden sus tumbas para recordarlos y adornar sus nichos como Angel Toledo, Saúl Martínez, Víctor Aquino “Víctor Man”, Pedro y Rey Baxa, entre otros.

En la tarde noche el panteón se inundará de velas que apenas iluminarán los rostros de los parientes entre las tumbas, ahí en la penumbra departirán la comida y la bebida; sólo la música será clara, alguno afinara la guitarra para entonar las viejas canciones de los que ayer amaron el desvelo en las noches y las madrugadas, hoy descansan ya sólo reviven en el recuerdo de los que los amaron.

No hay comentarios

Deja un comentario