MÉXICO, D.F. Las leyes en materia energética, que proponen los legisladores “oficialistas”, sólo buscan captar recursos fiscales en lugar de alcanzar la seguridad energética, prioritaria para cualquier nación del mundo, asentó el presidente de la Comisión Sur-Sureste del Senado de la República, Benjamín Robles Montoya.

Al continuar este martes el periodo extraordinario para la aprobación de las leyes reglamentarias de la reforma energética, el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) expuso en la máxima tribuna de la nación que en el diseño fiscal se pierde el diseño energético institucional:

“La Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos se ubica más en la lógica de la captura de recursos fiscales que en la de garantizar la seguridad energética de los próximos 30 años en un mercado totalmente abierto, como el que ustedes plantean”.

“La Secretaría de Hacienda controla todo el proceso fiscal y económico de las asignaciones de Pemex y de los contratos con los nuevos participantes, ya sean licencias, de utilidad y producción compartida, o de servicios, en la clara consecución de obtener mayor renta petrolera”.

Robles Montoya fijó su voto particular en contra del proyecto de decreto por el que expide la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, reformas a la Ley Federal de Derechos y a la Ley de Coordinación Fiscal, así como a la expedición de la Ley del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

“Me gustaría comenzar señalando que la división o fragmentación que se propone en este dictamen,  entre los aspectos técnicos y operativos de las asignaciones y contratos, así como los aspectos financieros de las mismas, serán una clara fuente de confusión, e incluso de fricción y conflicto entre las autoridades responsables”, advirtió.

La Secretaría de Hacienda, destacó el legislador oaxaqueño, controlará todo el proceso fiscal y económico de las asignaciones de Pemex y de los contratos con los nuevos participantes, ya sean licencias, de utilidad y producción compartida, o de servicios, en la clara consecución de obtener mayor renta petrolera.

Asimismo, comentó que algo que en el PRD aplauden sobre esta Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, es que de una vez por todas cae, por su propio peso, la falaz mentira de que en México estaban prohibidas las concesiones.

“Pues bien,  los ‘contratos’ previstos en la Ley de Hidrocarburos son concesiones, clara y llanamente, dado que mediante los mismos se le transferirá al contratista una parte de la renta petrolera”, precisó el senador Benjamín Robles.

Como si fuera poco, subrayó, existen imprecisiones en el dictamen que permitirán, aún más, la discrecionalidad de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el gran leviatán, dando amplio margen a que existan abusos, corrupción y deficiencias técnicas en los cálculos, toda vez que no se cuentan con parámetros mínimos en la Ley que garanticen el mayor beneficio al Estado. 

No hay comentarios

Deja un comentario