Elizabeth López Argueta/Sumedico.com

El bevacizumab aumenta la esperanza de vida hasta 3.7 meses

El cáncer cervicouterino representa la segunda causa de muerte en mujeres, teniendo cada día 12 decesos y al año 13 mil, siendo la detección tardía la principal responsable.

La Dra. Lucely Cetina Pérez, oncóloga investigadora del Instituto de Cancerología (InCan), señaló que el 60% de los casos de cáncer, se registran en mujeres en edad productiva, es decir entre los 25 y 64 años, de las cuales el 80% se detectan en etapas avanzadas.

Indicó que el cáncer predomina en las zonas sur del país, mientras que en el norte es el de mama, pero que a diferencia de éste, el cervicouterino no tiene la misma difusión.

Precisó que las entidades que más casos reportan son Colima (23.9), Morelos (16.1), Veracruz (16.0) y Oaxaca (15.8), y que la principal causa de aparición, es el Virus del Papiloma Humano (VPH), así como el tabaquismo.

Por su parte, la Dra. Elvira Gómez, especialista en oncología, mencionó que cuando el cáncer es detectado a tiempo, la probabilidad de que el tratamiento tenga éxito es del 90% o más, pero cuando se encuentra en etapas localmente avanzadas, puede ser de 51% a 80%, mientras que en metástasis es de sólo un 15 a 20%.

En este sentido, explicó que las terapias en estas fases, se basan en quimioterapias, radioterapias, así como la quimioterapia paliativa; sin embargo, puede aumentar poco la supervivencia.

Ante esto, la especialista presentó “bevacizumab”, un tratamiento que puede mejorar la calidad de vida de las pacientes y la esperanza de vida.

Esta molécula, conocida como terapia blanco o dirigida, detecta el crecimiento vascular y evita que se reproduzcan nuevos vasos sanguíneos en pacientes con cáncer persistente, recurrente o metastásico.

Explicó que estudios cínicos, han demostrado que el bevacizumab y la quimioterapia, aumentan hasta 3.7 meses la expectativa de vida y los resultados comienza a observarse a partir de los 4 meses.

La investigación en la molécula comenzó hace varios años, pero hace un mes, fue aprobado por la Comisión Federal para Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y aunque ya se encuentra en el ISSSTE y algunas instituciones privadas, se está buscando incorporarlo al cuadro básico de vacunación del sector de salud público.

La Dra. Cetina Pérez, resaltó que es necesario fomentar la detección oportuna y mejorar los accesos a medicamentos en todo el país, pues en muchos de los casos donde se presenta el este tipo de cáncer, es en estados con escasos recursos, donde no se brinda la información necesaria y donde son restringidos los servicios de salud.

Ante esto, recomendó acudir por lo menos una vez al año a hacerse estudios de Papanicolaou, visualización con ácido acético, captura híbrida y colposcopia, después de tres años de comenzar la actividad sexual así como vacunarse contra el VPH.

No hay comentarios

Deja un comentario