MÉXICO, D.F. La aprobación de la Ley de Hidrocarburos supondrá priorizar la ganancia económica de unos cuantos a expensas de la gran mayoría; el lucro desmedido de unos sobre todos lo demás, y lo peor es que no acabará con el alza a los combustibles y gasolinazos, señaló el presidente de la Comisión Sur-Sureste, Benjamín Robles Montoya, ante el pleno de la Senado de la República.

En su participación, durante la discusión de los dictámenes de las leyes reglamentarias de la reforma energética, que inició este jueves, Robles Montoya, explicó que una de las mayores mentiras esgrimidas por el Gobierno Federal, y por los que promueven estas leyes, versa sobre los supuestos grandes beneficios que traerá la apertura a los recursos energéticos a la iniciativa privada en función de una eventual disminución en los precios del combustible.

Por lo que, al respecto expuso:

“Ciudadanas y ciudadanos de México, La implementación de las leyes secundarias no garantiza la disminución del precio de la gasolina sino que por el contrario, los precios se supeditan a las leyes de la oferta y la demanda, donde lo que impera es el interés de las empresas privadas por generar los mayores beneficios económicos para sí mismas”.

“El objetivo de las grandes trasnacionales no es generar condiciones de bienestar para la población, por lo que emprenderán las medidas necesarias para incrementar sus ganancias, aún a costa del interés público. Si las condiciones del mercado los obligan a subir sus precios, o aún más, a parar la producción, lo harán sin mayor problema; el resultado de esto podrían ser serias fluctuaciones en los precios”.

La condición que señala, apuntó, contrasta claramente con las recientes declaraciones del gobierno en turno, en las que se afirma que en el año 2015 finalizarán los gasolinazos y que los aumentos que pudiesen presentarse serán únicamente conforme a la inflación;  moderados, porque, según ellos, la legislación secundaria en materia energética hará que bajen el precio de los energéticos.

Por lo que, el congresista federal citó el artículo Décimo Cuarto Transitorio del dictamen de la Ley de Hidrocarburos, la cual establece que en lo que resta de 2014, los precios máximos al público, seguirán en aumento.

Pero, subrayó, a partir del 1 de enero de 2015 y hasta el 31 de diciembre de 2017, los precios máximos al público los decidirá de manera unilateral el Ejecutivo Federal mediante acuerdo, si precisar con quien se hará, y que deberá prever ajustes de forma congruente con la inflación esperada de la economía. Es decir, la discrecionalidad del gobierno. Es decir, la continuidad indefinida de las alzas al combustible.

“Que sirva pues este voto en particular para advertir sobre lo que se viene; para patentizar al pueblo de Oaxaca que en el PRD no cejaremos en nuestro esfuerzo de velar por la economía de las familias. En el PRD, claro está, no lo compartimos Por eso votaremos en contra de este dictamen No a mas gasolinazos!”, reiteró el senador Benjamín Robles.

No hay comentarios

Deja un comentario