PARA ESTAR INFORMADO

Las aguas termales de Atotonilco, Oaxaca, se secaron tras el último sismo sufrido en México

Tania Campos/ xataka

El último terremoto que el viernes pasado sacudió a la Ciudad de México con una magnitud de 7.2, tuvo su origen cerca de Pinotepa Nacional, Oaxaca, y aunque no provocó pérdidas humanas, ni grandes daños materiales, sí hizo que las aguas termales de Atotonilco bajaran de nivel, comprometiendo con esto el sustento de muchas familias del poblado de Santiago Jamiltepec.

De la misma manera ocurrió después del terremoto del 7S que cimbró a la Ciudad de México, Puebla, Oaxaca, Chiapas y otros estados, ya que se provocó una disminución en el caudal de las cascadas de Agua Azul en Chiapas, hasta que la mayor de ellas se secó por completo, y la gente que depende del turismo de ese sitio acudió con palas picos y con sus propias manos a remover los escombros que impedían al agua seguir su cauce, hasta que lo restablecieron.

Por ahora las aguas termales de Atotonilco se ven severamente amenazadas con acabarse, porque a diferencia de Agua Azul, los pobladores aún no han descubierto el motivo por el cual ha bajado tanto el nivel de sus pozas. En un principio lo que hicieron con la esperanza de que las aguas volvieran a surgir fue escarbar durante dos días para encontrar nuevamente la fuente de donde brotaba el agua que alimentaba a la más pequeña de las pozas que quedó completamente seca.

Un motivo más de preocupación para nuestros paisanos oaxaqueños, ojalá que pronto las aguas regresen al balneario de Atotonilco ya que estas parecen ser una de las principales fuentes de ingreso de turismo en la región.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificar también

Close
Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios