Gubidxa Guerrero

En pleno auge turístico en la ciudad de Oaxaca, la dirigencia sindical de la Sección 22 decidió manifestarse como sólo ella sabe hacerlo: plantándose en espacios públicos.

A pesar de que el gobernador Gabino Cué declaró recientemente que a los profesores “les hemos dado todo lo que exigen”, cientos de trabajadores de la educación optaron por protestar de forma rotativa en el contexto de las festividades de los ‘Lunes del Cerro’.

IMG_7849

Hay un dicho simplista: “El enemigo de mi enemigo, es mi amigo”. Eso parece que muchos izquierdistas aplican en sus relaciones de amor y odio con el gobierno. Aplauden cuanto movimiento antipriísta o antigobiernista haya, olvidándose muchas veces de los contextos locales y/o regionales de las agrupaciones “revolucionarias”.

La Sección 22 es corrupta, como corrupto es el PRI. Somos de aquí y conocemos sus mañas. Y al decir que es corrupta, incurro en una generalización, como generalizamos cuando hablamos del PRI, PAN o del PRD. Obviamente hay excelentes cuadros en las filas de cada organización política, social o empresarial de México. Pero hablamos en la generalidad, según lo que ha dejado ver cada movimiento.

“El enemigo de mi enemigo, es mi amigo”, no aplica en mí. El hecho de que el PRI o el gobierno federal sean buenos ejemplos de entreguismo no me impide cuestionar a la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que a lo largo de las últimas décadas ha secuestrado el derecho de millones de personas, con sus movilizaciones torpes, y de millones de niños, con el pésimo desempeño en las aulas. ¿Y sus líderes? Bien, gracias. ¿Y las ventas de plazas? Bien. ¿Esas no se denuncian? ¿Por qué? ¿Es traición a la patria?

Entiendo y me sumo a la exigencia de mejores escuelas, mejores condiciones laborales, y el cese de privilegios de una clase política corrupta. Pero, ¿esa es la lucha de la Sección 22? ¡No! En este momento, no son más que consignas huecas, que a la hora de la negociación quedan fuera.

¿Por qué se critica tanto a los diputados, pero a la primera oportunidad muchos profesores apoyados por el Sindicato se postulan a la legislatura? ¿Por qué se critica tanto al gobierno, pero se negocia con él en términos complacientes sobre temas centrales?

¿Por qué si la Reforma Educativa ya se aprobó hasta en las leyes secundarias se pretende hacer creer a las bases magisteriales que esta nueva “lucha” es para echarla abajo? En los pasillos de las oficinas de gobierno se habla bajito acerca de los millonarios acuerdos que pretenden alcanzarse. Dicen que es el costo de que los honorables líderes de la 22 ordenen la liberación de la capital…

No hay comentarios

Deja un comentario