JUCHITAN

La Consulta Indígena en Juchitán

David Henestrosa Carrasco

Informativo/Generando Opinión

En un hecho histórico, en la tarde de este lunes 3 de noviembre, dio inició en el Foro Ecológico de Juchitán la primera fase de acuerdos para una consulta que determinará si la población avala el proyecto de generación de energía de la empresa Eólica del Sur.

Esta primera etapa  comenzó con más de 200 solicitudes de distintas organizaciones deseosas en participar  en dicha consulta, y que a unas horas de que anocheciera en esa ciudad zapoteca,  la reunión dio comienzo.  

Tras los discursos de los tres niveles de gobierno, y durante la presentación del protocolo, esta exposición fue interrumpida en algunas ocasiones por los asistentes que no soportaron esperar hasta la sesión de preguntas y respuestas, y solicitaron el micrófono para intervenir y realizar sus cuestionamientos al protocolo de consulta indígena, para la aprobación del proyecto eólico que promueve la empresa Eólica del Sur, empresa que antes llevaba por nombre Mareña Renovables y que fue vinculada a actos de intimidación a comuneros y opositores al proyecto de construcción del parque eólico en la Barra de Santa Teresa perteneciente al municipio de San Dionisio del Mar.

Las crónicas periodísticas, narran las agresiones y violaciones a los derechos humanos hacia los indígenas huaves y zapotecas que se encontraban en resistencia, como la Asamblea de San Dionisio del Mar, y la Asamblea de Alavaro Obregón, en donde se cuenta una extensa lista de agresiones que tiene documentada en su informe anual el Comité de Defensa Integral de los Derechos Humanos, Codigo DH, Gobidxa.

A pesar de las diversas agresiones en contra de estas dos comunidades indigenas, los indigenas en resistencia,  y en la defensa de su territorio y forma de vida, lograron vencer a la empresa trasnacional ante la la imposición del proyecto por la vía jurídica, logrando un triunfo importante en la defensa de su territorio.

Tras este episodio, nuevamente el gobierno federal a través de la Secretaría de Energía y demás subsecretarias impulsan una consulta ciudadana indigena, cuya promotora es la empresa Eólica del Sur, que es el nuevo nombre de la empresa antes llamada Mareña Renovables, esto de acuerdo al comentario de uno de los asistentes que tomó la palabra y expuso su oposición al proyecto, y denunció las malas prácticas de las empresas eólicas con los propietarios de la tierra.

De acuerdo a este participante que externó su opinión, comentó que una de esas malas prácticas es que las escrituras de los propietarios, son utilizadas para obtener los créditos internacionales, y que los propietarios de las tierras, son quienes verdaderamente financian estos parques eólicos, al quedarse su propiedad en garantía de los préstamos, y que por tal motivo solicitan que de aprobarse este nuevo proyecto eólico, los dueños de las tierras sean copropietarios en la inversión.

Las críticas de los asistentes al formato del protocolo que presenta la Secretaria de Energía, provocó que la mencionada dependencia modificara la estructura del formato para incluir la participación de todos los grupos en una plenaria, ya que la consulta indígena en su formato actual se encuentra segmentada en diversos grupos, y en algunos de estos grupos prevalece los intereses de grupos ligados a dirigentes de partidos políticos y organizaciones sociales que apoyan la construcción del parque eólico.

Ante este formato restringido para el ciudadano zapoteca común, para el carpintero, el panadero, el mecánico, y para todos aquellos ciudadanos que no pertenecen a un sindicato, o la mesa de las sociedades de las velas, u organización social, carecen de oportunidad para emitir su opinión, situación que el actual protocolo restringe el derecho del indígena zapoteca a participar directamente en la toma de decisiones para la aprobación o no de un proyecto de alto impacto para su comunidad. Así lo expresaron y lo hicieron saber quiénes asistieron al evento.

Por esta razón el abogado Cesar Pineda, indígena zapoteca, solicitó la palabra antes que cualquier otro para emitir una fuerte crítica, al protocolo que a su opinión personal le generaba ciertas dudas, y pareciera dijo según sus propias palabras, que lo que se busca realizarse no es una consulta, sino una simulación de consulta al restringir la participación de los demás ciudadanos indígenas, ya que ellos serían, en su caso beneficiados o perjudicados por la instalación de este megaproyecto.

En su exposición el abogado agregó que, la experiencia les han enseñado que estos megaproyectos generan conflictos como los que ocurren actualmente en Unión Hidalgo, en La Venta, en Ingenio Santo Domingo, porque las empresas que han llegado se han burlado de los pueblos, y de las mismas autoridades presididas en su momento, por el representante del gobierno del  estado  Javier Jiménez Herrera, a quien se dirigió de manera enfática, ya que ahí se encontraba presente; agregando que ha habido dictámenes de la  Comisión Nacional del Agua (CNA), donde estas empresas han causado destrozos como la empresa eólica Acciona México, que ha provocado afectaciones y no ha cumplido con lo que prometen.

Agregó el abogado Pineda, que este proyecto no solo va afectar a los representantes de los sindicatos y de las sociedades de la vela, sino a toda la comunidad, y por esa razón solicitaba una verdadera consulta y no una simulación de consulta, en la que puedan participar toda la comunidad juchiteca.

A decir del abogado, en su impresión, considera que la intención es imponer una consulta, reunir ciertos requisitos, en donde se concluya con un : “ya se consultó” a mil o dos mil personas, a lo que ante esta situación, solicitó la intervención del Instituto Federal Electoral que a pesar de la poca credibilidad que tiene, se recurra a ella  para la instalación de urnas y decidir en conjunto, porque esteproyecto que se pretende instalar va impactar para toda la vida de los juchitecos, indicó el abogado.

Solicitó de igual manera, se invite al pintor Francisco Toledo como ciudadano distinguido, como garante para el proceso  de consulta como un acto de buena fe-

Por otra parte Diana Vásquez, estudiante de la séptima sección, manifestó su oposición al proyecto eólico, sin embargo sugirió la presencia de los ancianos de Juchitán, y la participación de otras poblaciones para conocer la experiencia que han tenido frente a los parques eólicos y las empresas que la administran, de igual manera solicitó a las autoridades expliquen bien la intención de la consulta, porque en su opinión, pareciera que la instalación del proyecto es un hecho, y que las autoridades ahí presentes, solo vienen a ayudarnos para tomar acuerdos de lo que ya está decidido, y entonces la joven estudiante preguntó a los ahí presentes: “entonces, en que parte decidimos nosotros, si ya tienen todo planteado, ¿dónde queda realmente nuestra opinión?”.

Otros asistentes al evento, externaron su opinión en favor del protocolo de consulta, entre ellos integrantes de la fracciones de la COCEI, y reconocieron esta consulta como una oportunidad de dialogo que se da por primera vez, con la presente administración al convocar a una consulta ciudadana indígena.

Ante los cuestionamientos al protocolo de consulta, la Secretaria de Energía, decidió en ese momento modificar el formato, e incluir una plenaria con todos los grupos participantes, pero sin dar solución a aperturar la participación de los ciudadanos que no pertenecen a los grupos segmentados y/o clasificados por la Secretaria de Energía.

Así concluyó la primera fase del Proceso de Consulta que consta de cinco fases, la primera que está en marcha, es la fase de Acuerdos Previos, continuarán con la Informativa, la Deliberativa, Consultiva y de Seguimiento y Acuerdos para alcanzar acuerdos sobre la construcción y operación del parque eólico promovido por la empresa Eólica del Sur.

Quizá falta el punto más importante, y que al parecer no está considerado o al menos no quedó aclarado, y es en que etapa el ciudadano indígena zapoteca, podrá decidir sobre la aprobación o no para la construcción del parque eólico que promueve la empresa Eólica del Sur.

Por otra parte la primera fase de consulta, se dio con la presencia de organismos no gubernamentales en carácter de observadores al evento, que emitirán una opinión al final del proceso, aunque los observadores no emitieron opinión alguna a algún medio de comunicación, y tampoco de manera personal, en sus rostros reflejaban desconfianza y desilusión sobre la propuesta que promueve la Secretaria de Energía.

La primera irregularidad antes de iniciarse el evento, fue que las listas de asistencia en donde se registraron los asistentes al evento, y en donde plasmaron su firma, y que cuentan con los imagotipos de las dependencias gubernamentales, las hojas, las listas carecían de una leyenda que indicara Lista de Asistencia para tal o cual evento, generando la primera irregularidad imputable totalmente a la Secretaría de Energía.

La experiencia indica que muchas veces esas listas de registro son utilizados para otro fin, por supuesto la desconfianza permea en la mayoría de los ciudadanos, en especial en sus autoridades, sobre todo cuando esas listas de registro muchas veces son utilizadas como prueba docuemtal de la aporbación de un proyecto como ocurrió con el comisariado comunal de San Dionisio del Mar.

Por su parte el presidente municipal Saúl Vicente, en su discurso de bienvenida, que la decisión de convocar a la consulta, es una decisión importante, y que no ha habido un antecedente de este tipo en el país y confió a los ahí presentes lo siguiente: “prefiero correr el riesgo de equivocarnos (en el proceso) a correr el riesgo de que otros lleguen a hacer sus proyectos sin consultarnos”. 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios