• La diputada por Oaxaca presenta Punto de Acuerdo en la Cámara para urgir a Gobernador y Fiscal para actuar en contra de feminicidios
  • El país debe tener clara la grave situación que prevalece en Oaxaca

“En los meses recientes no ha existido ninguna mejora en relación a la prevención y sanción del feminicidio en el estado”, señaló enfáticamente Karina Barón Ortiz, diputada federal, al presentar una propuesta de Punto de Acuerdo que condena enérgicamente esta situación imperante en Oaxaca.

Señaló que las mujeres no pueden vivir tranquilas en un lugar donde la impunidad y el descuido por parte de las autoridades ha sentado sus reales: “Que 21 mujeres hayan sido privadas de la vida solo en el primer trimestre del año es algo total y absolutamente inaceptable, ante lo cual nadie puede guardar silencio”.

Al tiempo de presentar dicho documento, donde describe el desarrollo de estas agresiones en los últimos años, explicó que de acuerdo con las cifras de homicidios que publica anualmente el Inegi, entre los años 2000 y 2015 se registraron en México un total de 251,035 homicidios, de los cuales 28,175 que representan 11.2%, fueron asesinatos de niñas y mujeres.

“El problema no es solo para las mujeres de cierta edad o condición. Me preocupan todas, pero especialmente las niñas, quienes aun no tienen las herramientas para defenderse y están siendo agredidas cotidianamente, sin ningún tipo de defensa por parte del gobierno”, enfatizó.

Karina Barón ha sido la única legisladora oaxaqueña que ha tomado con seriedad la causa de las mujeres.

De hecho, en los últimos periodos de sesiones ha sido quien ha hablado y presentado datos de primera importancia, desarrollados en su mayoría por organismos civiles y sociales.

“Yo intento ser la portadora de las inquietudes de miles de mujeres y de las asociaciones que tanto y tan buen trabajo han hecho para erradicar la violencia contra ellas”, continuó la legisladora, luego de sintetizar el Punto de Acuerdo que presentó ante la Cámara de Diputados, que espera pueda ser debatido y aprobado en breve.

En el mismo, se exhorta al propio Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para que en el ámbito de su competencia, se considere y declare la alerta de violencia de género en el estado; al Gobernador, Alejandro Murat, para que solicite todos los elementos para dicha declaratoria, al igual que al Fiscal General para que proceda a efectuar las acciones que permitan crear las fiscalías para la atención de delitos contra la mujer en cada una de las regiones.

“Necesitamos liberar a las mujeres del miedo en todo el estado de Oaxaca”, finalizó.

PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO RELATIVO AL AUMENTO EN EL ÍNDICE DE FEMINICIDIOS EN EL ESTADO DE OAXACA

 

NATALIA KARINA BARÓN ORTIZ, diputada a la LXIII Legislatura del Honorable Congreso de la Unión, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con fundamento en los artículos 6, numeral 1, fracción I; 62, numeral 3; 79, numeral 1, fracción II, y numeral 2, fracción III, del Reglamento de la Cámara de Diputados, somete a consideración de esta Asamblea la siguiente Proposición con punto de Acuerdo relativo al aumento en el índice de feminicidios en el Estado de Oaxaca, al tenor de las siguientes:

 

CONSIDERACIONES

La violencia feminicida se caracteriza por los hechos violentos contra mujeres que atentan gravemente contra sus derechos humanos, contra la vida, su integridad y seguridad. En muchas ocasiones, las víctimas sufren estos delitos por omisión y acciones ilícitas de autoridades las cuales, en colusión con los agresores, obstaculizar el acceso a la procuración de justicia porque las entidades estatales son incapaces de llevar a cabo las garantías  de respeto a la ley y de prevención o erradicación de la violencia contra las mujeres.

En últimos tiempos, el país ha visto un repunte en los casos de feminicidios. Los estados de México, Morelos y Oaxaca son algunas de las entidades donde los crímenes contra mujeres no tienen resultados en cuanto a la detención de los responsables y continúa la violencia contra las mujeres de forma atroz y deleznable.

“De acuerdo con las cifras de homicidios que publica anualmente el Inegi, entre los años 2000 y 2015 se registraron en México un total de 251,035 homicidios, de los cuales 28,175 que representan 11.2% fueron asesinatos de niñas y mujeres. En este periodo, se aprecian tres patrones en la tendencia en los crímenes perpetrados contra las la población femenina.

El primero comprende de 2000 a 2006, en donde el número de homicidios y, en particular, las tasas correspondientes se mantuvieron prácticamente constantes entre 2.2 y 2.5 homicidios por cada 100 mil mujeres…

Un segundo patrón va de 2007 a 2012; años durante los cuales la violencia homicida contra las mujeres se incrementó drásticamente en alrededor de 155 por ciento. Los asesinatos pasaron de 1,083 víctimas en 2007 a 2,764 en 2012; en total se registraron 12,308 homicidios en ese periodo. Estas muertes se producen en el periodo de mayor violencia e inseguridad en el país producto de los enfrentamientos entre las organizaciones criminales y entre estas y las fuerzas de seguridad. Es posible suponer que, en un contexto de enfrentamientos constantes, los riesgos de las mujeres a ser víctimas de violencia tanto en el hogar como en el espacio público se incrementen, aunque no se pueda precisar si los principales móviles de estos homicidios femeninos estén relacionados con el género…

El tercer patrón se caracteriza por un leve descenso de los asesinatos de mujeres entre 2013 y 2015. En efecto, luego de que las defunciones femeninas por homicidios alcanzaron su nivel más elevado de la historia reciente de México en 2012, disminuyeron 4.2% en 2013, 9.1% en 2014 y 23.3% en 2015. No obstante, este significativo descenso, las cifras indican que en 2015 fueron asesinadas 564 mujeres más que en el año 2000.

Es decir, en el país se asesinaron 5 niñas y mujeres. Estas cifras dan cuenta del incremento que han tenido los asesinatos de mujeres en México, sin que las razones de esta situación se tengan claramente identificadas. Es evidente que, en los años de mayor violencia social, los crímenes contra las mujeres se incrementaron drásticamente”[i].

El caso del Estado de Oaxaca es de llamar la atención por sus especiales características y el grado de violencia cometida contra mujeres quienes tienen muchas desventajas respecto a la población masculina; no sólo la pobreza es una de las causas que impiden el desarrollo de las mujeres, a esto se suman otros factores como la aguda crisis que vive el campo oaxaqueño por la complejidad de su problemática agraria; la migración para residir en otro Estado o país ha llevado a dar una estimación de cerca de un millón de oaxaqueños viviendo fuera de la entidad.

Para el año 2000, las mujeres oaxaqueñas vivían en promedio 75. 2 años y los hombres 69.9 años. Al años 2005, la esperanza de vida de las oaxaqueñas aumentó a 76.7 años. El índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas 2002 situó al Estado de Oaxaca en el penúltimo lugar del desarrollo nacional por encima de Chiapas. Respecto a los Índices de Potenciación de Género mismo que evalúa la participación política y el poder en la toma de decisiones, se colocó al Estado en la posición 28 en comparación con otras entidades estando por encima de Chiapas, Morelos y San Luis Potosí.

No obstante la participación política de las mujeres en el Estado, aun subsisten claras desventajas. La Encuesta Nacional de Violencia contra las Mujeres 2003 determinó cuáles son las principales formas de violencia contra las oaxaqueñas y, en algunos rubros, se rebasa la media nacional situando al Estado en una verdadera emergencia. Entre las formas de violencia que encontramos son los golpes o maltratos por ascendientes o el cónyuge, la violencia física y sexual.

En Oaxaca confluyen muchas circunstancias que llevan a la violencia contra las mujeres. “Destaca como una de las entidades con mayor índice de violencia hacia las mujeres y se ha colocado en las estadísticas nacionales en los primeros puestos. Este tipo de violencia en el estado deriva de una múltiple discriminación: ser mujeres, ser pobres, ser indígenas, y en muchos de los casos niñas, ello añadido a habitar en uno de los estados con mayores niveles de rezago y pobreza en el país. En cuanto a la violencia derivada de la condición indígena, este aspecto merece analizarse con una perspectiva de mayor complejidad, toda vez que no puede tratarse sin considerar el proceso de dominación colonial que ubica a la población indígena en condiciones de profundos rezagos socioeconómicos, desvalorización, discriminación y opresión, lo que ha generado encadenamientos de violencia que no son naturales de los pueblos y comunidades indígenas”[ii].

Al observar estas especiales características, la situación contra las mujeres en el Estado no podría ser peor. Durante la administración del exgobernador Gabino Cué Monteagudo, 2010-2016, y de acuerdo a diversos organismos defensores de los derechos humanos de las mujeres, se cometieron 500 feminicidios. Durante la presente administración, las tendencias no dan tregua. De acuerdo con “Consorcio Oaxaca”, 22 mujeres habrían sido asesinadas en lo que va del año 2017 (abril 2017).

Lo anterior se confirma con las cifras de la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos contra la Mujer por Razón de Género que ofrece un comparativo del último trimestre de la administración 2010-2016 con el primer trimestre del actual gobierno. De septiembre a noviembre de 2016, veintinueve mujeres fueron privadas de la vida mientras que el primer trimestre de 2017 hubieron 21 decesos.

Uno de los casos más lamentables se dio al momento de formular esta Proposición con punto de Acuerdo cuando, el pasado dos de abril, y después de un mes de agonía, Jennifer Carrillo, de 18 años de edad, murió a consecuencia de las gravísimas lesiones causadas por las quemaduras cuando, su marido le roció gasolina prendiéndole fuego. Los hechos sucedieron en la comunidad de Matías Romero, Tuxtepec. Aún se encuentra pendiente de ejecutar la orden de aprehensión contra su esposo quien se dio a la fuga y, por haber muerto la víctima dentro de los sesenta días después del ataque, ahora es perseguido por la comisión de delito de feminicidio castigado con prisión de 40 a 70 años de acuerdo a los artículos 411 y 412 del Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Oaxaca.

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 1 de febrero de 2007, señala que la violencia feminicida “es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos”. El artículo 21 establece:

ARTÍCULO 21.- Violencia Feminicida: Es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos, en los ámbitos público y privado, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado y puede culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta de mujeres. En los casos de feminicidio se aplicarán las sanciones previstas en el artículo 325 del Código Penal Federal.

Ante circunstancias graves de violencia feminicida, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia establece la obligación de los organismos de los distintos niveles de gobierno para realizar acciones que enfrenten y erradiquen la violencia contra las mujeres. El artículo 23 determina cuáles serán las acciones que trae consigo la declaratoria:

ARTÍCULO 23.- La alerta de violencia de género contra las mujeres tendrá como objetivo fundamental garantizar la seguridad de las mismas, el cese de la violencia en su contra y eliminar las desigualdades producidas por una legislación que agravia sus derechos humanos, por lo que se deberá:

  1. Establecer un grupo interinstitucional y multidisciplinario con perspectiva de género que dé el seguimiento respectivo;
  2. Implementar las acciones preventivas, de seguridad y justicia, para enfrentar y abatir la violencia feminicida;

III. Elaborar reportes especiales sobre la zona y el comportamiento de los indicadores de la violencia contra las mujeres;

  1. Asignar los recursos presupuestales necesarios para hacer frente a la contingencia de alerta de violencia de género contra las mujeres, y
  2. Hacer del conocimiento público el motivo de la alerta de violencia de género contra las mujeres, y la zona territorial que abarcan las medidas a implementar.

Ante los elevados índices de muertes y de la violencia cometida en contra de mujeres, a mediados del 2015, “el Sistema Nacional de prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres decidió emitir la declaratoria de Alerta de Género para 11 de los 125 municipios que integran el estado de México, los cuales son Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Toluca, Chimalhuacán, Naucalpan de Juárez, Tultitlán, Ixtapaluca, Valle de Chalco Solidaridad, Cuautitlán Izcalli y Chalco. Chihuahua se ubicó como la segunda entidad de mayor riesgo homicida para las niñas y mujeres al concentrar 2,654 víctimas (9.3%), seguida de la Ciudad de México con 2,024, Guerrero con 1,973, Oaxaca con 1,283 y Jalisco con 1,279 casos. No obstante, de la magnitud de estas cifras, la Alerta de Género no se ha declaró en ninguno de estos cinco estados en donde alrededor de 9,213 niñas y mujeres fueron víctimas de homicidio entre 2000 y 2015”.[iii]

A lo anterior se suman las diferentes disposiciones del Reglamento de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia que establecen términos muy dilatados hasta la generación del dictamen correspondiente para que la Secretaría de Gobernación emita la declaratoria de violencia de género y realizar de inmediato las acciones a las que hace referencia la Ley. En otras palabras, las mujeres enfrentan la violencia y la parálisis producto de la burocracia.

Las alarmantes cifras de violencia feminicida contra las mujeres en Oaxaca apuntan hacia la sistemática violación de los derechos humanos de las mujeres que deben enfrentarse de manera definitiva para erradicar estas acciones delictivas que atentan contra las personas en un Estado pobre, marginado y violento.

Es urgente que, conforme la normatividad en vigor, se declare una alerta de violencia de género para el Estado de Oaxaca por parte de la Secretaría de Gobernación además del fortalecimiento de las instancias responsables de la procuración de justicia y de la persecución del delito en el Estado de conformidad con lo establecido en la Ley y el Reglamento de la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca que permiten la creación de fiscalías para la atención a Delitos Contra la Mujer por Razón de Género en las Vicefiscalías Regionales conforme lo determine el Fiscal General de acuerdo con la incidencia delictiva, el número de población, las disposiciones presupuestales, así como otros elementos que se consideren necesarios para su instalación.

Por lo anterior expuesto, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente Proposición con punto de:

ACUERDO

PRIMERO.-  Se exhorta al Secretario de Gobernación para que, en el ámbito de su competencia, considere y declare la alerta de violencia de género debido al aumento de feminicidios en el Estado de Oaxaca.

SEGUNDO.- Se exhorta al Gobernador del Estado de Oaxaca para que, en el ámbito de su competencia, solicite a la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, realizar el estudio y análisis de la violencia feminicida en el Estado de Oaxaca  a fin de declarar la alerta de violencia de género correspondiente.

TERCERO.- Se exhorta al Fiscal General del Estado de Oaxaca para que, en el ámbito de su competencia, realice las acciones que permitan el fortalecimiento de las actividades de la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos contra la Mujer por Razón de Género.

CUARTO.- Se exhorta al Fiscal General del Estado de Oaxaca para que, en el ámbito de su competencia, otorgue los recursos suficientes a fin de crear las fiscalías para la atención a Delitos Contra la Mujer por Razón de Género en las Vicefiscalías Regionales del Estado.

PALACIO LEGISLATIVO DE SAN LÁZARO.- CIUDAD DE MÉXICO A DE ABRIL DE DOS MIL DIECISIETE

DIP NATALIA KARINA BARÓN ORTIZ

[i]Kanter Coronel Irma del Rosario. Asesinatos de mujeres en México, Cuaderno de Investigación 26, Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, noviembre 2016, pp. 18-19.

[ii] Briseño-Maas, María Leticia; Bautista-Martínez, Eduardo La violencia hacia las mujeres en Oaxaca. En los caminos de la desigualdad y la pobreza Limina. Estudios Sociales y Humanísticos, vol. XIV, núm. 2, julio-diciembre, 2016, pp. 15 -27.

[iii] Kanter Coronel Irma del Rosario. Asesinatos de mujeres en México, Cuaderno de Investigación 26, Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, noviembre 2016, pp. 30-31.

No hay comentarios

Deja un comentario