La joven originaria de Santo Domingo Tehuantepec, presidirá las fiestas de la Guelaguetza

002

OAXACA, Oax.- Horas antes de que el jurado la favoreciera declarándola Diosa Centéotl 2014, Jacqueline Rosario Reyes Sarabia había dicho que más que ganar el cetro, lo que deseaba era representar con orgullo y dignidad a su tierra, la tierra de la inmortal Sandunga: Santo Domingo Tehuantepec.

Por eso fue para ella una sorpresa escuchar su nombre como la triunfadora. “¡Mamá! ¡Mamá!” y “Gracias a Dios” fueron las primeras palabras que expresó notoriamente emocionada dando pequeños saltos sobre el escenario en el que la rodeaban las otras 32 participantes, de las ocho regiones del estado.

Jacqueline se presentó a la segunda etapa del certamen con riguroso traje de gala: huipil y enagua bordados con flores de vivos colores, con olán de doble plisado, fleco de gusanillo de hilos de oro, trenza de bola que remata con un pendiente y guía de flores naturales con lluvia de papelillo, además de su mascada al lado izquierdo, que significa que se trata de una chica joven y soltera.

En cuanto a sus joyas, portó un juego de ahogador, pulso de monedas de oro y aretes. Todo lo que implica el traje de rigurosa gala, señaló en entrevista telefónica Gilberto Martínez Fabián, investigador de la historia del traje de tehuana, quien próximamente dará mantenimiento y restauración a varios trajes del Istmo de Tehuantepec que pertenecieron a la pintora Frida Khalo.

“Estoy muy contento con el triunfo de Jacqueline” expresó Gilberto Martínez, quien consideró que se trata de un justo premio a Tehuantepec, cuyas autoridades municipales han dado este año un fuerte impulso a las acciones de difusión y promoción de la cultura.

Jacqueline, comentó, es una chica que se ha preparado mucho, es una genuina tehuana que conoce y vive su cultura diariamente. Su familia se ha dedicado a la elaboración de pan y de los platillos típicos de esta región, y son personas que aman y alientan la música y otras expresiones culturales.

“Portar el traje de tehuana me llena de orgullo y es que este es amor, es dolor, es fiesta y es admiración para todas las mujeres que nacimos en Santo Domingo Tehuantepec, en la cuna de la inmortal Sandunga, porque yo nunca me cansaré de decir que me siento orgullosa de saber que nací y crecí en el árbol que da vida a los zapotecas”, había dicho Jacqueline en su participación de la tarde de este viernes.

Tras recibir el cetro como Diosa Centéotl, una espiga de maíz plateada, de manos del subsecretario de Turismo, Gabriel Antonio Pedro Reyes, Jacqueline dio gracias a su mamá, Rosario Sarabia Brena, a su abuela y a Dios, por haber sido la ganadora del certamen.

El concurso se llevó a cabo en la Alameda de León de la ciudad de Oaxaca donde el público abarrotó el lugar. El jurado calificador estuvo integrado por la presidenta del Comité de Autenticidad, Margarita Toledo de García; la investigadora del folklor de Oaxaca, María Antonieta Casas Florián y Soledad Díaz Altamirano quien forma parte del Comité de autenticidad.

“Soy Sandunga, soy tehuana y estoy muy orgullosa de representar a la tierra que me vio nacer”, declaró ante las ovaciones del público que presenció el certamen.

Cabe señalar que la Diosa Centéotl simboliza con el mayor decoro posible, la promesa de la renovación universal gracias a que el maíz ha alcanzado la pubertad.

Jacqueline Rosario Reyes Sarabia presidirá, junto con el gobernador del estado, Gabino Cué Monteagudo, e invitados especiales, las cuatro ediciones de la Guelaguetza 2014 que se llevarán a cabo los lunes 21 y 28 de este mes. 

No hay comentarios

Deja un comentario