Con el regreso del PRD a la mesa de negociaciones de las leyes reglamentaria de la reforma energética, el presidente de la Comisión Sur-Sureste del Senado de la República, Benjamín Robles Montoya, propuso que se instaure en ley tarifas compensatorias y preferenciales para los estados productores de energía eléctrica, que en su mayoría se ubican en el Sur-Sureste del país; que servirán además para equilibrar el desarrollo económico nacional.

El legislador oaxaqueño explicó que resulta incongruente que, por ejemplo, una gran cantidad de pueblos originarios de Oaxaca, Chiapas, y Guerrero entre otros, aportan los recursos naturales, como es el agua y el viento, para la generación de energía eléctrica y no reciben ningún beneficio a cambio, sino por el contrario al tratarse de localidad con altas temperaturas tienen mayor consumo de energía y en consecuencia menor subsidio federal, pero además se ubican en las regiones más marginadas y pobres del país.

Al respecto el también secretario de la Comisión de Fomento Económico apuntó:

“El objetivo de nuestra iniciativa es establecer condiciones justas que aseguren un entorno de desarrollo económico, social, político, cultural y ambiental a través de devolverle a los pueblos y comunidades los beneficios por el uso de sus recursos naturales; por lo que, en un auténtico federalismo, las tarifas eléctricas compensatorias y preferenciales serían un mecanismo resarcitorio de la deuda histórica que el Estado Mexicano tiene con el Sur de la Nación. Pero además generaría las condiciones para alcanzar un desarrollo económico equilibrado nacional”.

Sobre este último punto, específico que la implementación de una política de tarifas preferenciales para el Sur-Sureste del país permitiría una mayor competitividad de esta región con el resto de la República, lo que ayudaría sin duda a mitigar los índices de pobreza, coincidentemente que afectan en su mayoría a las comunidades y pueblos indígenas.

Refirió que no es la primera ocasión que lleva este asuntó al seno del Senado de la República, ya que en diciembre de 2012 presentó ante el pleno legislativo una iniciativa al respecto, ante las constantes quejas de comunidades -que están asentadas en los vasos de las presas hidroeléctricas- que padecen de un mal servicio de suministro de energía eléctrica, altos costo y en algunos casos ni siquiera tiene electricidad.

En esa ocasión dijo que propuso fijar tarifas de compensación del 30 por ciento para la electricidad en los municipios generadores de energía eléctrica de cualquier tipo y carácter, convencional o por aprovechamiento de fuentes renovables, producida por empresa pública, privada o social.

Asimismo, que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público estableciera una tarifa preferente de 30 por ciento para las demarcaciones con temperaturas anuales promedio de 30 grados centígrados, ubicados en territorios productores de energía.

Esta propuesta, dijo, que fue enviada a Comisiones para su revisión y análisis tiene vigencia permanente debido a que no se han resuelto esta injusticia hacia los pueblos originarios productores de energía eléctrica, por lo que es un buen momento en el Senado de la República para atender de origen esta problemática social y económica.

No hay comentarios

Deja un comentario