REPORTAJES

Hacedores de sueños.

• Una mano para Oaxaca hace familias felices, hasta el momento lleva reconstruyendo 74 hornos en la región del Istmo.
Después del sismo un grupo de jóvenes decidieron ayudar a los más necesitados de Ixtaltepec y de ahí se extendió a Ixtepec, Juchitán, Unión hidalgo y Comitancillo.

Faustino Romo Martínez.

Juchitán, Oax.-
Luego del sismo de magnitud 8.2 que sacudió a los pueblos de la región del Istmo, nada es igual, pues muchas familias perdieron su patrimonio debido a los daños que causó el terrible terremoto, familias que perdieron su casa y su manera de ganarse la vida, al quedar destruidos sus hornos, lo que de alguna manera generó incertidumbre, zozobra y sobre todo tristeza, pues no veían la forma de poder recuperar esta fuente de empleo.

Sin embargo, un grupo de jóvenes encabezados por Perseida Tenorio, al ver la tragedia decidió tocar puertas y buscar la manera de lograr apoyar a estas familias para que pudieran continuar con su actividad al rehabilitar los hornos tradicionales.

Así surgió “Una Mano para Oaxaca” y Perseida Tenorio acompañada de Quitterie Ducret de Francia, Alejandra Rosado de Querétaro, Aida Corres de Juchitán, Prometeo Tenorio de Ixtaltepec, entre otros, se dieron a la tarea de lograr cumplir el sueño de las familias, tener un horno y volver a hacer pan, una actividad tradicional de su pueblo Asunción Ixtaltepec, convirtiéndose en “Hacedores de Sueños”.

El proyecto surgió el 9 de septiembre, dos días después del terrible terremoto que acabo con los hornos tradicionales, esto luego que Paco, un panadero de la población les comentó que su horno había sufrido severos daños, por lo que requería de apoyos y es que al principio los jóvenes se encargaron de apoyar con víveres a las familias damnificadas y en esa ocasión paco les dijo “Oye, gracias por los víveres, pero si pudieras ayudarme a reconstruir mi horno te agradecería mucho más”.

Esto hizo que se pusieran a ver la realidad y descubrieron que muchas familias se encontraban en la misma situación y tenían la necesidad de recuperar su fuente de empleo, por lo que de inmediato comenzaron a desarrollar la idea para poder apoyar y hoy han logado consolidar este proyecto construyendo 74 hornos en 5 municipios.

El trabajo.

Los jóvenes comenzaron a tocar puertas y solicitar el apoyo para consolidar lo que en ese momento era un sueño, reconstruir hornos, sin saber que más adelante ellos se convertirían en “Hacedores de sueños”, pues después del sismo, las familias tenían el sueño de ver de pie una vez más su fuente de empleo.

“Este proyecto inició después del terremoto, por ahí del 9 de septiembre, iniciamos con algunas juntas informativas y logramos la construcción del primer horno el 25 de septiembre, al principio fue complicado, sobre todo porque no contábamos con los recursos económicos , pero poco a poco las cosas fueron mejorando, logramos sobre todo el apoyo de la sociedad civil que con sus aportaciones de 100 y 500 pesos han hecho que salgamos adelante, pues nos acercamos a organizaciones privadas pero nos negaron el apoyo”, destacó Perseida Tenorio.

Indicó que los jóvenes se sienten emocionados por poder ayudar al restablecimiento de los hornos en los hogares, pues con ello se reactiva la economía familiar y sobre todo se logra que las familias una vez más se sientan que son importantes con su actividad en los municipios.

El avance.

Luego de más de cuatro meses los jóvenes de Una Mano para Oaxaca, han logrado construir 74 hornos, 50 en la población de Asunción Ixtaltepec, 12 en Unión Hidalgo, 7 en Ixtepec, 4 en Juchitán y uno en Comitancillo, esto gracias a la suma de esfuerzos.

“Al final logramos el apoyo para 50 familias en Ixtaltepec en un principio la meta eran 32, pero logramos superarla por el apoyo de la sociedad civil y algunas empresas que se han sumado últimamente, ahorita terminamos también de construir en Ixtepec 7 hornos, en Unión Hidalgo construimos 12 con una asociación civil que se llama “Latinas musulmanas”, en Juchitán estamos construyendo y llevamos 4, en Comitancillo hemos construido el primero y esperamos seguir en San Francisco y San Mateo del Mar próximamente”, explicó.

Mencionó que la meta final es de 140, pero esto depende de que les alcance el recurso, por lo que están buscando poder trabajar con otras organizaciones y fundaciones para conseguir la meta.

Los costos

Comentó que cada horno está saliendo alrededor de 5 mil 500 como apoyo mínimo, aunque en algunos casos han tenido que invertir más y han salido hasta 12 mil pesos, pues en algunos casos se ha tenido que rehabilitar el área en donde se ubica el horno, pues las galeras también sufrieron daños.

“Estamos evaluando el costo para las comunidades más lejanas como San Francisco y San Mateo del Mar, por el transporte que se nos complica, además que los ladrilleros dijeron que iban a subir sus precios y eso hace que varié el apoyo, entonces esto también nos limita”, agregó.

Comentó que se han topado con que en otras comunidades del Istmo ya no producen el adobe o el ladrillo y solo en Ixtaltepec es donde hay una cantidad de ladrilleros y en las otras zonas se dejaron de producir y con ello se complica más.

Perseida Tenorio dijo que actualmente se han unido algunas otras fundaciones gracias al trabajo que han venido realizando, como Bimbo, cremería americana, entre otras, por lo que esperan lograr cumplir con la construcción de más hornos y con ello el dueño de más familias.

La Satisfacción.

“La verdad tenemos muchísima alegría de poder ayudar, es como un gozo pleno y una felicidad que estemos apoyando a las familias a recuperar su patrimonio, eso nos da una gran satisfacción, pues somos jóvenes y creo que somos justo los jóvenes que estamos cansados de los gobiernos y cansados de ver que las cosas no avanzan y no hay una prosperidad en las comunidades, por eso creo que todos los jóvenes estamos involucrados en esto y estamos diciendo si se puede, somos chavos y si podemos”, expresó.

Mencionó que muchas veces de tilda a los jóvenes de no hacer nada, los adultos a veces creen que los jóvenes no pueden tener responsabilidades, sin embargo, con esto están demostrando de que están hechos y que se puede confiar en los jóvenes, “Creo que con esto demostramos de que estamos hechos las nuevas generaciones, porque queremos cambios, que podemos hacer las cosas diferentes sin la necesidad de entrar en la política, nosotros estamos ayudando y eso es una gran satisfacción”.

Por último, expresó su agradecimiento a todos los que se han sumado y conforman este gran equipo, en donde están los ladrilleros que hacen los adobes, los que entregan los materiales, los horneros y toda la gente que de una u otra manera hacen que este proyecto se consolide día a día

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios