La Pluma de #Oaxaca: @RenePerezOax.

Por Rene Pérez

El Oaxaca vivido desde hace unos días, deja muy claro que este gobierno de la alternancia ofende a los demócratas que fielmente confiaron en el proyecto que encabezó Gabino Cué.

Proyecto que lejos de plantear un nuevo esquema de respeto, honestidad y desarrollo de Oaxaca, sólo ha demostrado ser una gran revancha, que ojalá sólo arrastrara a priístas, sino que hoy, Oaxaca se ha vuelto rehén de una pandilla de delincuentes, que han visto en Oaxaca y en su administración, la posibilidad de hacerse millonarios y otros más, hacerse aún más millonarios.

Sin embargo, la crisis en la que está sumida Oaxaca tiene que ver también con el vacío de autoridad. No existe un gobierno compacto, unido. Iniciando por el gobernador, quien no ejerce autoridad ni en su casa.

Lo que ha resultado catastrófico es la falta de condiciones de gobernabilidad. Se ha visto al IEEPO como un área de intereses económicos, y no como lo que en Oaxaca debería de ser: la directriz del área educativa con alta sensibilidad política y social. Este gobierno sólo ha visto al problema educativo, como la oportunidad de hacer millonarios negocios.

Se creyó que mucho dinero y poca política serían suficientes para “tener en la mano” a la Sección XXII, pero no se contó con que especialmente este gobierno ha alimentado distintas corrientes internas, que han  debilitado a una Comisión Política carente de liderazgo, con un Secretario General limitado por el alcohol y un Secretario de Organización hábil para negociar a billetazos.

Por otro lado, el gobierno estatal optó por no darle importancia a la operatividad política del IEEPO, reduciéndolo a una entidad administrativa, que solo suministra recursos para hacer negocios y para mantener tranquilos a líderes sociales y magisteriales. Ante esta situación, el gobierno debió de darle la capacidad y fuerza a la Secretaría General de Gobierno para encabezar mesas de diálogo donde se establecieran agendas y compromisos de parte del magisterio y los gobiernos federal y estatal.

Al parecer, esto se empezó a dar en tiempos de Jesús Martínez Alvarez. Hay voces que aseguran que existía agenda y coordinación, que se había establecido una mesa jurídica que construyera una Ley Educativa consensada, donde no se violentara a la Reforma Educativa, que escuchara y plasmara las inquietudes del magisterio. Sin embargo, la falta de confianza del gobernador Gabino Cué, propició que Martínez Alvarez renunciara al cargo, evidenciando las limitaciones de Cué y dejando en “ruta” una agenda que evidentemente no se siguió, que si bien es cierto, traía el sello de Chuchín, parecía generar confianza al subsecretario Luis Miranda. Esto último, confirmado por el magisterio en mesas de trabajo con Gobernación.

El problema es que Martínez Alvarez, en un arranque de enojo, -unos dicen que de soberbia- le dejó botado el paquete a un Gabino Cué que no ejerce control en el gobierno.

Después, el gobernador que firma Gabino Cué, asesorado por su operador financiero y ahora hasta político Jorge Castillo Díaz, nombró al priísta Alfonso Gómez Sandoval, quien después de casi una década de ausencia en la escena política, toma el cargo de secretario general, hasta la fecha esta “ausencia” se ve reflejada en la nula operación política con la Sección XXII.

No existe una agenda ni una mesa de trabajo, al grado que es el propio gobernador, -sin importar el tamaño del tema- quien encabeza las reuniones con los integrantes de la Coordinadora.

Como se entiende, la inoperancia gubernamental, sumado a la complacencia y sumisión del Gobernador del estado, ha propiciado un reposicionamiento político del CNTE a través de organizaciones sociales y grupos de presión que el propio gobierno financia y promueve. Y como este descontrol de la Sección XXII ha empezado a redimir en millonarios acuerdos, -que han dividido incluso a la Comisión Política de la Sección XXII- se ha llegado a que sea el propio dirigente Rubén Nuñez Ginéz, quien promueva el boicot a la asamblea de la Sección que él mismo dirige.

Pero un ingrediente más, es que ante la desastrosa labor que realiza el cachorro en el INFONAVIT, y cuando el mismo José Murat ha confirmado que legalmente el mexiquense Alejandro Ismael está impedido para ser gobernador en el próximo periodo que iniciará en 2016, éste ha buscado ahora inyectar zozobra e inestabilidad en la Sección XXII, con el único propósito de “romperle la madre” a Oaxaca. Por eso, las recientes quemas, pintas y actos vandálicos en las oficinas de Samuel Gurrión y Eviel Pérez Magaña, así como en las oficinas de su propio partido (PRI), donde Murat quiso dejar claro el mensaje de su presencia en Oaxaca. Para muestra, fue la delegación del Istmo apoyada de disque normalistas, cholos y hasta carteristas, quienes irrumpieron esas tres oficinas.

No obstante, para aumentar el nivel de traición y el vacío de autoridad así como la ausencia y desánimo del gobernador, se  avizoran ya, escenarios incontrolables. Por un lado, Rubén Núñez Ginés encabeza algunas reuniones, pero de forma paralela Francisco Villalobos opera en la clandestinidad y patrocinio de Alejandro Avilés y la dupla de Jorge Castillo y José Murat.

Por otro lado, la corrupción y la compra de conciencias al interior de la Sección XXII es cada vez más evidente e insostenible. Esta situación creada por los anteriores gobiernos y hecha mafia por el gobierno del “cambio” ha propiciado la venta de plazas hasta en 100 mil pesos, cambio de asignaciones, renivelaciones, creación de claves presupuestales, comisionados, aviadores, etc. Situación que le cuesta al estado casi 2 mil millones de pesos al año.

Toda esta situación de ingobernabilidad y evidente falta de interés en el gobernador que firma, ha sido ya observada por varios gobernadores del país, quienes ya buscan que Gabino Cué no pueda acceder a la Presidencia de la Confederación Nacional de Gobernadores por ser, un agravio vergonzante para la CONAGO.

De pronto, Oaxaca es vergüenza nacional, con un gobernador mal y de malas, hundido en la más profunda soledad. Sus amigos lo han dejado solo. Y aquí la pregunta obligada, ¿Dónde está Jorge Castillo?  Y ¿qué está haciendo el “gurú” educativo Alfredo de la Rosa? ¿Cuándo veremos a Alberto Vargas Varela sacando la cara por su jefe y amigo?

Vemos a un Gabino Cué cansado e invadido por la más profunda frustración. De haber sido la luz de esperanza para Oaxaca, ahora se ha vuelto en el peor gobernador de la historia.

¿Qué viene para Oaxaca?

Un Oaxaca donde no hay paz, no hay progreso ni obras. Un Oaxaca que tiene un presupuesto apenas más bajo que el propio estado de Puebla, donde es a todas luces, el ejemplo nacional en inversión, empleos generados y obra pública, y donde el gobernador Moreno Valle ha comenzado a verse “peligroso” para la sucesión de 2018, que ha propiciado el inicio de una campaña bien orquestada para acusarlo de uso desmedido de la fuerza.

Y en Oaxaca, priva la inseguridad, la corrupción, los arrogantes funcionarios vueltos exitosos empresarios. En fin, dicen que el pueblo tiene el gobierno que se merece.

¿Qué viene? ¿Acaso un interinato? Comencemos a pensar en los posibles nombres.

No hay comentarios

Deja un comentario