MIGUEL A. LUNA

Oaxaca, Oax.- Con el rostro muy marcado ante la preocupación por la desaparición de su hermana e hija Janeth Ramírez Ramírez y el Sr. Tomás Ramírez, respectivamente hicieron el llamado al Procurador General de Justicia Héctor Carrillo Ruiz para que instruya lo necesario y se agilize para saber del paradero de Ariane Ramírez Ramírez, de quién no saben de ella desde el 18 de octubre del 2013.

La hermana de ocupación Profesora dijo que desde esa fecha han pasado por un calvario al no saber nada de Ariane, quién ese día viajó de Tamazulapam del Progreso a la Ciudad de Puebla para visitar a su novio que está estudiando allá y por las investigaciones de la AEI se estableció que ella sí retorno a la población.

Durante el progreso de las pesquisas los investigadores mediante operativos y otros métodos establecieron que un sujeto hizo varias llamadas telefónicas desde un celular adquirido en Tamazulapam y del propio de Ariane hostigando, amenazando y exigiendo la cantidad de dos millones de pesos como recompensa.

Al paso del tiempo se detuvo a una persona de nombre Eduardo Martínez López, por tráfico de huevos de tortuga y a él se le atribuyó las llamadas telefónicas, sin embargo fue liberado porque intervinieron organismos de Derechos Humanos por el caso de tráfico de producto del quelonio, pero no se hizo nada por el secuestro.

Los familiares atribuyen que el retraso de las investigaciones se debe a que constantemente cambian de sub Procurador, Agente del Ministerio Público y Comandante de la AEI lo que hace se sientan impotente por la falta de aplicación de justicia contra los responsables del secuestro de su familiar.

Lo único que piden es que la PGJEO atienda su demanda porque no pierden la esperanza de que Ariane Ramírez Ramírez, regrese con vida a pesar de que durante las llamadas recibidas al día siguiente de su desaparición durante nueve días a todas horas exigían rescate pero finalmente los secuestradores dijeron que ella ya estaba muerta, concluyeron Janeth Ramírez Ramírez y Tomás Ramírez.

No hay comentarios

Deja un comentario