Piden investigar a Gabriela Velásquez Rosas por fraude en COESIDA.

0
2356


• La Secretaria de Salud de Oaxaca esta presuntamente implicada en la compra 10 mil pruebas rápidas para la detección de VIH las cuales nunca llegaron.

Faustino Romo Martínez.

Oaxaca, Oax.- Los Servicios de Salud de Oaxaca nuevamente se ven envueltos en el escándalo, ante la posibilidad del fraude cometido por la actual Secretaria de Salud Gabriela Velásquez Rosas, la cual podría estar involucrada en la compra de 10 mil pruebas rápidas para la detección de VIH las cuales nunca llegaron, por lo que se está pidiendo a la COFEPRIS que realice la investigación.

La petición la hacen los mismos trabajadores del Consejo Estatal para la Prevención del SIDA (COESIDA), donde Gabriela Velásquez Rosas estuvo al frente por 24 años, dejando el cargo luego de ser impulsada por su marido, Carlos Guzmán Gardeazábal, propietario de la envasadora Gugar  S.A de C.V., para asumir la titularidad de los Servicios de Salud de Oaxaca

Estas 10 mil pruebas rápidas se compraron en San Luis potosí a través del Seguro Popular, solicitadas por COCESIDA, por lo que en el fraude también está implicado el responsable del programa del Seguro Popular y podría estar también el anterior Secretario de Salud.

Ante esta situación se pide se investigue a fondo por parte de Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), pues las pruebas rápidas fueron pagadas pero nunca se supo su destino.

Cabe destacar que Gabriela Velásquez Rosas está acusada de presuntos actos de corrupción, pero también de asignar compensaciones escandalosas a funcionarios, compadres y “asesores” inhabilitados.

Esto cuando apenas cuando tenía un mes en el cargo, pues de acuerdo con trabajadores de la dependencia, la funcionaria estatal infringió la Ley de Obra Pública de Estado al favorecer a la empresa Covasa para que construya el laboratorio del Hospital de la Niñez Oaxaqueña, por un monto de 25 millones de pesos, a cambio del famoso diezmo para la adjudicación de la obra, toda vez que esta empresa se encontraba en el tercer lugar.

Entre otras cosas también se le acusó de contratar a una empresa de limpieza de un familiar sin licitación y algunas otras lindezas más, con lo que queda en claro que en el actual Gobierno del Estado lo que se premia es la deshonestidad y la corrupción.

Los Oaxaqueños se preguntan dónde que do el dicho del gobernador de no permitir actos de corrupción de sus funcionarios, que se actuaría con transparencia y el que no funcionara se iría fuera.

Deja un comentario