Escenario Político 

Por Gubidxa Guerrero

Decenas de propietarios de tierras del municipio de El Espinal, Oaxaca, han denunciado el engaño de que fueron objeto por distintas instancias empresariales, políticas y gubernamentales durante la “Consulta” que se realizó en su municipio para la aprobación del parque de generación de energía eléctrica de la empresa Eólica del Sur (antes Mareña Renovables).

A diferencia de lo que pasó en Juchitán, donde el proceso dilató nueve meses, en El Espinal la aprobación fue casi inmediata, sin haber obtenido beneficios sociales mínimos para la población.

En diversas entrevistas a varios medios informativos, miembros del Comité de Propietarios han manifestado la artimaña que padecieron: “cuando pedimos que se definieran los beneficios para El Espinal, los directivos de Eólica del Sur, del municipio y los miembros de la Secretaría de Energía dijeron que ‘en otro momento’, porque lo importante era aprobar el proyecto. Nosotros confiamos en su buena fe, pero luego vimos que en Juchitán sí hubo compromisos, inclusive antes de la aprobación”, expresó Joselito Valencia López.

El proyecto de generación de energía de Eólica del Sur pretende implementarse en dos municipios zapotecas: El Espinal y Juchitán de Zaragoza, sobre una superficie que supera las cinco mil hectáreas. No obstante, los “beneficios” que los habitantes de cada municipio recibirán no serán los mismos, ya que hubo dos procesos de negociación distintos. Mientras que en El Espinal los interesados admitieron rápidamente el proyecto, en Juchitán se tardaron meses en negociar e, inclusive, en estos momentos hay un recurso de amparo para que el parque no se construya, debido a las irregularidades en la llamada Consulta indígena, que no fue ni previa, ni libre ni informada.

Los espinaleños no piden imposibles. Únicamente solicitan que mínimamente se homologuen para su municipio las ventajas que Eólica del Sur y el gobierno federal (especialmente la Comisión Federal de Electricidad) darán a Juchitán. Consideran injusto que ellos que se han mostrado favorables a los proyectos eólicos sean tratados con desdén, mientras que los juchitecos que se han opuesto sean más beneficiados.

Debe recordarse que desafortunadamente no todos los políticos y empresarios son conscientes. Por desgracia, cuando han obtenido lo que quieren, se olvidan de las promesas. Bien dice el dicho que ‘prometer no empobrece’, por lo que nada cuesta decir “lo tratamos luego”. Por ello, siempre será preferible negociar antes de aprobado un proyecto que después de otorgados los permisos.

Ojalá nuestros paisanos de El Espinal hagan escuchar su voz. Ojalá este episodio sirva de experiencia para no dejarse engañar con promesas. Papelito habla.

1 Comentario

  1. Miren señores ni en juchitan ni en otras partes se requiere que se exploten los recursos naturales propios de nuestros municipios, y no caigan de que uno recibe mas que otros. Lo cierto es que, si no se unen en uno solo para afrontar estas injusticias en nuestros pueblos, de nada servirá las quejas. Así que les pido pueblos del istmo despierten de su agonía y exijan que se les haga justicia.

Deja un comentario