Solicitaron el cambio toda vez que de daño total las bajaron a daño parcial, por lo que no las recibieron y ahora esperan que la dependencia cumpla.

Faustino Romo Martínez.

Juchitán, Oax-
La presidente municipal de Reforma de Pineda Rosita Aguilar Antonio, explicó que ante las irregularidades presentadas por el censo realizado por la Secretaria de Desarrollo Territorial y Urbano (SEDATU), en donde las casas que fueron consideradas como pérdida parcial no habitable, solo las habían considerado como pérdida parcial, por lo que decidieron de manera conjunta y organizada no recibirlas.

Y es que en su municipio se censaron mil 120 casas de las cuales aproximadamente 500 se registraron como pérdida total, teniendo que ser demolidas, sin embargo, solo les llegó una tarjeta, por lo que decidió acudir a la Capital del Estado a las oficinas de SEDATU.

Explicó que ahí les indicaron que en esta semana estarían llegando las nuevas tarjetas, “La ventaja es que todos de manera unida protestamos y no las recibimos, creo que eso va a favorecer a la gestión que hemos realizado ante la dependencia”.

Señaló que son 250 personas que se encuentran en esta situación y como las de pérdida parcial ya recibieron sus tarjetas, pues están esperando que SEDATU cumpla, aunque no han acudido a la población a hacer la revisión pertinente.

“Nosotros ya cumplimos con lo que se nos pidió, una hoja de demolición para quienes no han demolido, pues hay gente que ya demolió con ese daño, pero todas las casas que fueron considerables como no habitables, pues están dañadas. La gente sigue durmiendo en los patios, en las galeras y ahí están algunos en casas de campaña, otros en lonas, pero ahí está nuestra gente en espera”, destacó.

Aguilar Antonio dijo que a más de dos meses de este terrible terremoto la gente ya comenzó a reconstruir, sin embargo, está ocurriendo un fenómeno que posiblemente pasa en todos los pueblos, pues no hay muchos albañiles, por lo que por eso mucha gente no ha comenzado con la reconstrucción y están a la espera que un albañil termine en un lugar y luego venga a otro.

“Estamos viendo una lenta reconstrucción, pero la gente ahí va, hay gente inclusive que esta fuera y posiblemente hasta las vacaciones de diciembre venga para comenzar la reconstrucción de sus casas, pero además la falta de albañiles está complicando los trabajos”, apuntó.

No hay comentarios

Deja un comentario