Juchitán, Oax.- Ante la catástrofe por todos conocida, Norma Guerra Ramos, una de las ‘abuelas solares’ de Cachimbo se solidarizó con la población afectada de Juchitán, en el Estado de Oaxaca. Acompañada de José Barriento, presidente del Comité Comunitario de Electricidad “Sol de Cachimbo” A.C., la ingeniera solar egresada del Barefoot College, en la República de la India, instaló un equipo de electrificación solar en el Barrio Guendalisaa, que abarca las calles de Alcalá, Hidalgo, Reforma y los callejones Toloache y Leones. A su vez, capacitó a seis jóvenes para la instalación de otros cuatro equipos que serán de mucha utilidad en caso de nuevos cortes en el suministro eléctrico, debido a las advertencias en ese sentido por parte de las autoridades de Protección Civil.

Con lo anterior, se espera que el Centro de Recepción de Apoyo y Distribución de Víveres, habilitado por la Junta Vecinal Guendalisaa A.C., en Juchitán, funcione sin contratiempos.
Norma Guerra y José Barriento salieron de Cachimbo, la Isla de León, este domingo 10 de septiembre de 2017 a primera hora para solidarizarse con los damnificados juchitecos del terremoto más destructivo en México desde que se tiene registro. Al finalizar su actividad, emprendieron el viaje a la Ciudad de México en donde participarán en un evento a realizarse a partir de este lunes en la capital de nuestro país, organizado por el World Energy Council | Consejo Mundial de la Energía (CME).

Cómo se recordará, en el año 2013 (auspiciado por ONU-Mujeres, el gobierno de la República India, Enel Green Power, Barefoot College y Comité Melendre) cuatro cachimbeñas viajaron a Tilonia Rajashtan, India, para capacitarse en la construcción, mantenimiento e instalación de equipos solares domésticos, proyecto que al día de hoy sigue rindiendo frutos, como está siendo demostrado en estos momentos.

Se espera que otros organismos civiles y gubernamentales, nacionales y extranjeros, se sumen a los esfuerzos por atender a los damnificados de toda la región istmeña, especialmente de la población de Juchitán, en donde 35 mil de sus 100 mil habitantes perdieron sus hogares.

No hay comentarios

Deja un comentario