• Una investigación canadiense señala que aunque los granjeros dejaran de usar fertilizantes de nitrógeno hoy mismo, los niveles de nitratos peligrosos en ríos y lagos seguirían siendo altos durante décadas.

Investigadores y científicos de Canadá analizaron más de 2.000 muestras de suelo de la cuenca del río Mississippi y encontraron una acumulación de nitrógeno. La acumulación no era evidente en la capa superior, pero se encontraron entre 2 y 8 pulgadas (5 y 20 cm) por debajo de la superficie del suelo.

Su estudio aparece publicado en la edición del 15 de marzo de la revista Environmental Health Perspectives.

Kim Van Meter, estudiante de doctorado de la Universidad de Waterloo, en Canadá explicó en un comunicado de prensa: “plantemos la hipótesis de que esta acumulación se produjo no solamente por el aumento del uso de fertilizantes, sino también por el aumento del cultivo de soja y cambios en las prácticas de labranza a lo largo de los últimos 80 años”

Los investigadores afirmaron que los fertilizantes de nitrógeno han estado contaminando ríos y lagos y han llegado a los pozos de agua potable durante más de 80 años, y explicaron que los nitratos en el agua potable conllevan una serie de riesgos para la salud de quienes la beben.

A largo plazo

Además revelan que los resultados de su investigación señalan que ese nitrógeno podría llegar a los canales de agua incluso décadas después de su aplicación en los campos.

Nandita Basu, profesora de la Universidad de Waterloo dijo en el comunicado de prensa que “no se ha contabilizado una gran porción del nitrógeno aplicado como fertilizante durante las últimas décadas” y explicó que el hecho de que “el nitrógeno se almacene en el suelo significa que puede seguir siendo una fuente de niveles elevados de nitrato mucho después de que se dejen de aplicar los fertilizantes”.

No hay comentarios

Deja un comentario