JUCHITAN

Del PRD a morena; transfusión de sangre maligna en Juchitán.

Abel Toledo Gómez.

Ya empezaron los malos olores en el ambiente de Juchitán, mi General,…no son los aires que provienen del callejón de los cocos y otras calles más de la pobre ciudad, Son olores que producen esas porquerías que le llaman elecciones para ocupar puestos públicos; ya afilan sus dientes los políticos para escenificar grandes peleas en las calles, para asegurar huesos en el 2018.

Seguramente que se acordará de aquel barco, que parecía una nave de guerra, mi General. Sí, era un barco de color amarillo. Cuando lo echaron al mar, se veía limpio y navegaba con dirección al puerto de las esperanzas; los tripulantes prometieron salvar al país de los malos y corruptos gobernantes del pri y del pan. Cuando presintieron que la embarcación pronto iba a naufragar, algunos tripulantes abandonaran la nave amarilla y se subieron a otra, que tiempos antes habían pintado de color morado bautizada con el nombre de “Morena”; los que se quedaron, fuero víctimas de cantos malignos de sirenas, en cada nota de los cantos, descubrieron los secretos para vivir enriquecidos con dinero mal habido y saborear las mieles que otorga el poder político.

En la pobre y destrozada ciudad de Juchitán mi General, veinte años fueron más que suficientes, para que los de ese barco amarillo con letras negras que dice PRD, se transformaran en nocivos roedores; esos que no saben nadar, pero que tienen intuición desarrollada y abandonan el barco antes de que se hunda, subiéndose a otro nuevo, simulando ser blancas palomitas, aunque sus largas colas de especie de fauna nociva los delaten; pero esas condiciones, a ellos no les preocupa en lo absoluto, pues son rasgos naturales que les permiten vivir como unos verdaderos roedores, y lo peor de ello es que se los están heredando a sus hijos y demás descendientes para desgracia de Juchitán. ¡¡ Como la ve mi General!…

Fíjese mi General, durante un buen tiempo, el barco amarillo con el nombre de PRD, condujo a unas personas identificadas como dirigentes coceistas, a puertos donde se instalaron, controlaron y encontraron la manera de enriquecerse a sus anchas con los recursos del pueblo; pero no solamente se volvieron millonarios, sino que, crearon y dejaron un ya incontrolable monstruo de mil cabezas, con sólida cultura de desorden, anarquía, impunidad y de corrupción entre los miles de habitantes que todavía utilizan para mantenerse en el poder. Para esas gentes o monstruos que crearon, no existe mayor poder ni justicia que la de ellos, razón por la que han hecho de Juchitán lo que ahora es; claro sin considerar los desastres del sismo del 7 de septiembre; porque aquello, más lo que dejaron los temblores, Juchitán sigue postrada, casi sin fuerza para levantarse.

Los brincos chapulineros que los dirigentes coceistas practican para tratar de garantizar sus corruptas formas de vivir del erario público, saltando del PRD a Morena, se asemeja a un sucio y nocivo proceso de transfusión sanguínea contaminada y maligna.

A nivel nacional, se justifica el apoyo de quien quiera que sea para derrocar al PRi, pero en Juchitán, ninguno de los vividores coceistas que están saltando al barco “Morena”, garantizan nada nuevo para esta pobre ciudad. Por lo que se ha experimentado, gane quien gane la presidencia de la República, Juchitán siempre será la que pierda, y por lo consiguiente seguirá en su abandono, retroceso, sin progreso y con un futuro bastante incierto.

Con el inevitable proceso de transfusión de sangre maligna,.¿.pobre de Morena y de Juchitán, verdad que no se concibe esperanza alguna… mi General?…

P.D..Por la urgente necesidad de cambiar las cosas en México, vale un voto de confianza para Morena, pero no en Juchitán, si va un coceista.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios