• Egresa la segunda generación del Centro de Iniciación a la Partería de Oaxaca “Luna Llena” | Promueven atención humanizada del parto y la formación de especialistas con perspectiva de género y perfil intercultural

23 julio 2014 Directora IMO evento parteras

A fin de impulsar un modelo educativo para la formación de parteras desde una concepción integral de la atención, la perspectiva de la salud reproductiva, con énfasis en la visión de género y de derechos humanos, el Instituto de la Mujer Oaxaqueña (IMO) trabaja de manera permanente con organizaciones civiles como Nueve Lunas.

Así lo señaló la titular del IMO, Anabel López Sánchez durante la ceremonia de graduación de la segunda generación de parteras del Centro de Iniciación a la Partería de Oaxaca “Luna Llena”, donde se promueve la atención humanizada del parto y nacimiento y la formación de parteras profesionales con un perfil intercultural.

La mortalidad materna e infantil son una muestra de la desigualdad social y de inequidad de género en nuestro país, pues la falta de atención prenatal, la insuficiente nutrición de las mujeres y la deficiente calidad en la atención del parto son algunos de los factores que contribuyen a incrementar el riesgo de fallecer durante el embarazo o el parto.

En este contexto, la funcionaria estatal se pronunció por gestionando los recursos necesarios ante la federación, para apoyar la atención humanizada del parto y nacimiento, en el marco el respeto de los derechos reproductivos y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como el reconocimiento y regulación profesional de la partería en nuestro país.

Durante tres años, las 12 nuevas parteras profesionales provenientes de distintas regiones de Oaxaca e incluso de Puebla y Chiapas, recibieron capacitación de 78 docentes acerca de salud materna, prevención de la mortalidad materna en comunidades indígenas, partería indígena, humanización del parto y nacimiento, difusión de los derechos reproductivos, perspectiva de género, educación en partería y desarrollo del modelo de partería para México, entre otros temas.

Las egresadas recibieron su reconocimiento oficial –algunas incluso mención honorífica– en una emotiva ceremonia realizada en las instalaciones de la asociación civil Centro de Apoyo al Movimiento Popular de Oaxaca (CAMPO) en San Luis Beltrán, en la que estuvieron presentes también funcionarios municipales y reconocidas parteras con más de 50 años de experiencia en esta labor.

Las nuevas parteras reafirmaron su compromiso social y humano, y se dijeron privilegiadas y capacitadas para ayudar a otras mujeres a recibir la vida, porque “para cambiar el mundo, hay que cambiar la forma de nacer”, afirmaron. Dos de ellas nacieron en Francia y en Oaxaca encontraron su razón de ser, por la sabiduría que ofrece la diversidad cultural, característica de esta entidad, dijeron.

Acompañadas de sus familiares y amigos, escucharon los consejos de doña Queta, experimentada partera quien les pidió no olvidar nunca que tendrán en sus manos una nueva vida, la cual deben sacar adelante, aunque “los médicos de la clínica las miren feo”.

En el acto, Anabel López Sánchez explicó que entre las tradiciones prehispánicas, coloniales y del siglo XIX que perduran en la mayor parte de las poblaciones indígenas, rurales e incluso urbanas de Oaxaca, el nacimiento es atendido comúnmente por una partera, quien sigue desempeñando un papel central en la atención de la salud.

La directora del IMO destacó la relevancia del trabajo de las parteras por pertenecer a la misma cultura y responder al orden simbólico y a las normas de la organización social comunitaria, porque conocen las condiciones de vida y las contradicciones del entorno social de las mujeres a las que atienden, por su misma condición de mujer y por la atención calurosa y cálida que brindan.

Finalmente, se pronunció porque las personas que egresaron del Centro de Iniciación a la Partería de Oaxaca “Luna Llena” tengan las garantías necesarias para ser reconocidas como profesionales en partería capaces de trabajar sea de manera autónoma o vinculada a los servicios de salud del estado y del país.

De acuerdo con información de Luna Nueva, organización civil con la que el IMO coordinó esfuerzos para la formación de las parteras, la atención humanizada del parto y el nacimiento se fundamenta en la valoración del mundo afectivo-emocional de las personas y en los deseos y necesidades de sus protagonistas: madre, padre, hija o hijo. Se basa en la libertad y derecho de las mujeres o las parejas para tomar decisiones sobre dónde, cómo y con quién parir.

No hay comentarios

Deja un comentario