• No hay autoridad que los pare, la policía solo observa.

Miguel Ángel Luna

Oaxaca, Oax.- Nuevamente Maestros de la Sección 22 del SNTE arremete contra su antagónica Sección 59 introduciéndose a las oficinas que ocupaban en la calle de Belisario Domínguez de la Colonia Reforma destruyendo lo que había en el interior, así como al exterior.

IMG-20140819-WA0020

Durante su estancia en ese lugar realizaron su mitin con normalidad, pero hubo quienes azuzaron a los manifestantes para penetrar para lo cual primero quitaron unas tablas que conformarán la cochera de entrada y posteriormente utilizaron una camioneta propiedad de la gremial para poder abrir.

Durante la actividad los compañeros fotógrafos en todo momento fueron amenazados de quitarles su equipo si continuaban realizando su trabajo porque a decir de ellos no decían la verdad. Sin más que hacer los foto reporteros tuvieron que mantenerse un poco al margen para evitar cualquier confrontación.

IMG-20140819-WA0017

Mientras en otro lado de ese sector de la ciudad otro contingente se manifestaba en las oficinas de la delegación de la SEP en el estado donde realizaron pintas y su mitin para integrarse con sus demás compañeros que estaban a unas cuantas cuadras para engrosar el contingente y trasladarse al crucero de FONAPAS que conforman la Calzada Porfirio Díaz, Calzada Niños Héroes y la Avenida Juárez, donde provocaron un tremendo caos vial mientras que a lo lejos estaban unos cuarenta elementos de la Secretaría de Seguridad Pública como espectadores y los conductores de automóviles preguntaban cómo salir del bloqueo, obteniendo nula respuesta.

Los ciudadanos que iban caminando por el lugar nada más veían los destrozos que habían hecho los maestros de la Sección 22 en la sede de la 59, donde quemaron las tablas que arrancaron de la puerta y se preguntaban donde estaba la autoridad para aplicar la ley porque estaban cortando nuevamente sus derechos. Sin embargo ellos solos se contestaban que no hay autoridad.

IMG-20140819-WA0019

Entre los compañeros reporteros nada más se cuestionaban si alguien actuaría en caso de una agresión por parte de la turba que los intimidaba con palabras altisonantes e intenciones de quitarles sus herramientas de trabajo (cámaras fotográficas, de video, grabadoras, tabletas, teléfonos celulares, etc.) porque los elementos policiacos únicamente estaban “como el chinito: milando, milando”.

No hay comentarios

Deja un comentario