Respetar derechos a comunidades de vivir del cultivo de la tierra, exige.

MÉXICO, D.F. Como parte de las acciones para la defensa del territorio mexicano ante la reforma energética, el presidente de la Comisión Sur-Sureste del Senado de la República, Benjamín Robles Montoya, pidió al Gobierno Federal informar y tomar en cuenta el punto de vista de los municipios y comunidades indígenas donde se pretende aplicar la técnica de la fracturación hidráulica o fracking, lo cual evitaría estallidos sociales.

El legislador oaxaqueño presentó, ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, un punto de acuerdo para que se respeten los derechos de las comunidades y pueblos originarios a ser consultados sobre el uso de sus territorios.

Consultar a los pueblos principalmente a los pueblos indígenas de México evitaría estallidos sociales por uso del fracking, está técnica depredadora que los priistas han abierto la puerta para que se utilice en México. Miren compañeras y compañeros lo preocupante para nuestro país México es que, de acuerdo al Informe de Pemex del año 2013 y de acuerdo a los criterios de las leyes secundarias de la reforma energética, se le están abriendo las compuertas a una práctica depredadora, expoliadora y altísimamente contaminante.

“Diversos medios de comunicación han mencionado que en los estados de Oaxaca, Chihuahua, Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Puebla, Veracruz serán los primeros en experimentar dicha práctica y por eso nosotros lo estamos alertando”.

Robles Montoya advirtió que el uso de la técnica de la fractura hidráulica para la extracción de petróleo y gas es una problemática que, en otros lados del planeta, ha sido causa de estallidos sociales, de presencia creciente de ejércitos privados de las petroleras y de confrontación entre invasores y propietarios.

Por lo que, propuso establecer una instancia definitoria de la aplicación de tal técnica por medio de un genuino comité para darle cabida y oportunidad a los pobladores, el cual deberá estar integrado por los representantes del municipio, de la comunidad o de la región de manera mayoritaria; por las autoridades estatales y federales; por especialistas que se puedan sumar; así como de representantes de empresas privadas petroleras o gaseras interesadas en la exploración y explotación de los hidrocarburos.

En la aplicación del fracking, explicó, se inyectan más de 700 productos químicos venenosos, tóxicos, cancerígenos y mutagénicos; los campos donde se viene aplicando la fracturación hidráulica están quedando devastados, inservibles, donde la vida humana y animal no se pueden desenvolver de manera normal; ya hay fallecimientos por envenenamiento del agua en varias partes del mundo, todos ellos documentados clínicamente. Así pues la mencionada práctica del fracking es de aniquilación del medio ambiente y la vida humana.

No hay comentarios

Deja un comentario