El pueblo de México se encargará de recuperar los recursos energéticos, asegura.

MÉXICO, D.F. Aquí no termina, aquí empieza la lucha por un México mejor, asentó el senador oaxaqueño Benjamín Robles Montoya, luego de la aprobación por la mayoría de senadores peñistas de las leyes reglamentarias de la reforma energética, que van en contra de la economía y el desarrollo social de la mayoría de las mexicanas y mexicanos.

Cabe mencionar que el legislador del PRD, congruente con la posición de la izquierda mexicana y el interés general de la Nación, votó en contra los cuatro dictámenes que se presentaron en el Senado, por considerar que la imposición de un modelo de privatización de la industria energética es un acto de traición a la Patria.

Ante la máxima tribuna de la Nación, Robles Montoya alzó la voz:

“Estos modelos de privatización que en realidad debiesen denominarse ‘modelos de piratización’ tuvieron en la Constitución de 1917, y en particular en el artículo 27, un poderoso dique de contención. Hoy ustedes lo han derrumbado para destruir no solo a Pemex y  a la CFE, no solo a sus trabajadores, no solo al pueblo actual de México, sino también a la esencia misma de los principios de existencia del nuestro República y Estado Nacional”.

“He ahí lo que ustedes deberán responder ante el pueblo actual de México, ante Juárez y ante el General Lázaro Cárdenas. Y ante ellos deberán dar cuenta de cómo fue su abandono de la honestidad política para cambiarla por una deshonestidad, vendetta y traición a los intereses del pueblo y de las generaciones que dieron su vida por la existencia de la Nación”.

Y es que explicó que todos aquellos que hoy votan a favor de esta reforma energética están defendiendo, de alguna u otra forma, a las mismas petroleras que el General Cárdenas expulsó del país en 1938, como la británica Royal Dutch Shell; la Standard Oil Company que después se convirtió en la Amoco Corporation; la California Standard Oil Company of México hoy llamada Chevron. Transnacionales que se afilan las uñas para retornar a saquear los recursos energéticos y el trabajo de la mano de obra mexicanos.

Estas empresas, dijo, han esperado y trabajado subrepticiamente por 70 años, para que hoy, aprovechando la avaricia y gula de algunos, nuevamente estarán en las entrañas del poder político de nuestro país.

“Esta es la razón de quienes ayer  defendían la Constitución y ahora la cambian para darle entrada a los viejos pero renovados piratas de la energía mundial”, acusó.

Sin embargo, fijó su esperanza que será el pueblo de México en su conjunto quien se manifestará y volverá a recuperar la industria energética el próximo año, cuando se dé la gran consulta nacional y saldrá a las calles como lo hizo con el general Lázaro Cárdenas en 1938 para recuperar el patrimonio que le dejaron sus antepasados y que legaran a sus hijos.

No hay comentarios

Deja un comentario