MÉXICO, D.F. El presidente de la Comisión Sur-Sureste del Senado de la República, Benjamín Robles Montoya, advirtió del alto costo para México si en las leyes reglamentarias de la reforma energética se autoriza la explotación del llamado petróleo y gas no convencional, mediante el llamado “fracking”, en donde sólo ganarán los enormes inversionistas extranjeros.

Y que dijo que el país pondrá en riesgo sus mantos acuíferos y medio ambiente, los cuales serán severamente contaminados por el uso de químicos y millones de litros de agua para la perforación y extracción de los llamados hidrocarburos “shale”; y con muy poca o nula utilidad económica para la Nación.

Sin embrago, señaló que aun conociendo de estos riesgos senadores del PRI y PAN quieren aprobar su autorización en las leyes reglamentarias, cuya discusión se retomará la próxima semana, porque sólo cuidan los intereses de los dueños del capital y no el interés de la nación.

En ese sentido, Robles Montoya explicó:

“Cuando iniciamos en este planeta a extraer petróleo, necesitas energía para extraer energía, la proporción era de 1 a 100, en los años 70 ya cambió, necesitabas un barril de petróleo para extraer 15, hoy en día el fracking es de 3 a 1, y está certificado por la propias compañías que explotan en Estados Unidos que el 80 por ciento de los pozos no son redituable económicamente. Mis colegas del PRI y del PAN están decididos a sacarla, pero si hay una posibilidad de detenerlos: que la sociedad sepa del tema, que la sociedad se pronuncie en contra”.

El petróleo no convencional, ilustró, son gotas de petróleo y gas atrapados en una formación impermeable, que son las lutitas o arcillas, y por eso se llama “petróleo de lutita” o “gas de lutita”. Este petróleo no puede salir a menos que se haga un pozo vertical de hasta 5 kilómetros, luego se desvía de manera horizontal y se fractura hidráulicamente a alta presión y con agentes químicos.

“El petróleo no convencional tiene costos muy altos: el doble o el triple del petróleo convencional que se produce, la tasa de retorno energético es bajísima, es de tres a uno, es decir, de tres barriles que sacamos, uno prácticamente lo tenemos que restar para producir. Básicamente esto mata la cantidad de energía que tenemos como ganancia neta”, apuntó el legislador del PRD.

Por lo que, sostuvo que en Estado Unidos en donde hace años se realiza la extracción de hidrocarburos por medio del fracking los únicos que han hecho dinero son los dueños de Wall Street, que son los grandes capitales internacionales, con las fusiones y las ventas de los terrenos que compraron a muy bajos precios y engañando a inversionistas menores diciéndoles que era un gran negocio, del cual hasta ahora las ganancias han sido mínimas para unos cuantos.

“Este mal negocio y los riesgos ambientales que implica el fracking  como es contaminación del agua, aire, utilización de millones de litros de agua para la perforación de pozos y ocurrencia de pequeños terremotos ha llevado a varios países europeos y estados de la Unión Americana a prohibir su uso y en México desde ahora tenemos la posibilidad de impedir que se instaure siquiera en nuestro territorio”, asentó el congresista federal. 

No hay comentarios

Deja un comentario