JUCHITAN

Clenbuterol para engorda Bovina, un riesgo para la salud.

• Su uso es ilegal, ya que puede provocar hasta la muerte del consumidor.
Ganaderos lo utilizan pese a prohibición para engordar y ganar masa muscular.
Lamentablemente solo existen sanciones de carácter administrativo, lo que de alguna forma lo convierte en algo viable para los ganaderos.

Faustino Romo Martínez.

Juchitán, Oax.- El clenbuterol (a menudo referido clembuterol o simplemente como “Clen“) no es un esteroide, sino un beta 2 simpatomimético y estimulante del sistema nervioso central.

Es un agonista específico estimulando los receptores beta 2 adrenérgicos y se utiliza en ciertos países en un sentido médico como un broncodilatador en el tratamiento del asma.

Los atletas y culturistas usan la droga debido a sus efectos termogénicos y anti-catabólicos. Esto se debe a su capacidad para aumentar ligeramente la temperatura central del cuerpo, aumentando así el gasto en calorías (energía).

Se cree que un aumento de 1º C produce alrededor de un aumento del 5% en las calorías quemadas. Los estudios sobre ganado sugieren que el clenbuterol también tiene propiedades anabólicas. Sin embargo, esto no parece ser el caso en los seres humanos, se cree que es debido al hecho de que los seres humanos carecen de la abundancia de receptores beta 3 que aumentan la producción de insulina y la sensibilidad.

En nuestro país pese a estar prohibido su uso en la engorda del ganado, muchos lo utilizan pues les acorta el tiempo de la engorda y les da masa muscular sin embargo genera un efecto nocivo para los seres humanos, pues trae efectos secundarios como dolor de cabeza, temblores musculares, calambres musculares, nerviosismo, insomnio, sudoración, aumento del apetito, náuseas, palpitaciones, hipertensión (presión arterial alta) y posible hipertrofia cardiaca.
Su uso en el Ganado.

Resulta más que evidente que el clenbuterol, es capaz de aumentar el rendimiento de las canales de los bovinos y otras especies, pero, es un tanto peligroso para la salud pública y representa un acto ilegal, por tanto, reprobable e impune.

Únicamente representa un peligro para la salud pública en términos de la estimulación cardiovascular que se deriva de la ingestión de productos cárnicos provenientes de animales tratados con clenbuterol y que puede llevaar a la muerte.

Pese a esto su uso se realiza a escondidas, toda vez que existe una laguna en cuanto a las sanciones que se contemplan por la Ley, toda vez que solo son sanciones administrativas.

Jorge López Guerra presidente de la Unión Ganadera Regional del Istmo de Tehuantepec (UGRIT), reconoce que es un tema delicado, que es una realidad que se vive en el sector ganadero, “El hecho de engordar ganado es una actividad productiva legal, pero lo que no está permitido es el uso del anabólico conocido como “clembuterol”, es un adictivo altamente exponencial, porque prácticamente la idea de utilizarlo es acortar los días para poder engordar un ganado y darle masa muscular”.

“Nosotros como ganaderos hemos apelado a que realmente se rijan bajo las buenas practicas que la propia SAGARPA maneja, ya que eso está totalmente prohibido, pero desafortunadamente no lo quieren ver, pero hay una laguna, pues nada más hay sanciones de carácter administrativo, por eso la idea es que se tenga un código penal en donde se den sanciones más severas. Sabemos que es un delito Federal, pero no se ha castigado como tal, en este caso en los delitos se espera que se aplique la Ley y que el castigo sea ejemplar”, aseguró.

La utilización.

“Hasta el momento no tenemos conocimiento que en el Istmo se ocupe clembuterol, pero sabemos que en el Sur de Veracruz lo hacen, pero no se ha aplicado la Ley, por eso la Unión siempre se ha pronunciado siempre porque se haga la engorda de manera legal, hay anabólicos permitidos y registrados en la SAGARPA como el “zilmax”, obviamente no tiene el mismo potencial, pero tampoco tiene un efecto nocivo como el clembuterol, que es un activo muy fuerte y en el ganado tiene un efecto bastante nocivo pues normalmente se concentra en el hígado y en la cabeza”, indicó.

Comentó que en el caso del Istmo es muy común comer tacos de cabeza de res y este anabólico se va a los ojos, por lo que se debe tener mucho cuidado, toda vez que no hay la certeza que no se esté utilizando.

“Nosotros tenemos conocimiento desde hace 25 o 30 años de su utilización, pero actualmente se ha agudizado. Anteriormente con un solo gramo se mezclaba con una tonelada de alimento, o sea que, con un gramo, si no se homogeniza bien, si no se mezcla bien esa tonelada, con una parte que se quede impregnado en la mezcladora y lo consume un ganado lo puede reventar, se puede morir, si estamos hablando de un ganado de 400 kilos, imagínate un humano de 80, 90 kilos, sería grave”, apuntó.

La vigilancia.

“Desafortunadamente la Jurisdicción Sanitaria debe intervenir en ese sentido, pero no hay un laboratorio en la región del Istmo donde se puedan llevar acabo los estudios, por eso la Unión se pronuncia por un Rastro TIF, el cual tiene una ventaja pues el ganado que venga con clembuterol lo que hace es confiscarlo y quemarlo, sin embargo, no solamente en Oaxaca, sino en otros estados donde no hay un rastro TIF, se está expuesto a consumir carne contaminada”, destacó.

Reconoció que no hay un solo lugar que pueda identificar y estudiar para estar seguros que el ganado no venga engordado con clembuterol, por eso es necesario un rastro TIF, pues un rastro municipal, un rastro tradicional, aunque este equipado, no garantiza a calidad de la carne.

“Siempre hemos dicho que aunque nos lleve más tiempo se tiene que construir un rastro TIF, pues tiene una gran ventaja, primero no pasa el ganado con clembuterol que es la parte más crítica pues ha habido muchos efectos, mucha gente que presenta taquicardia, otras con cáncer, por lo que se debe investigar, ya que en los países industrializados se ha visto un incremento alarmante de males por consumo del clembuterol”, expresó.

Finalmente dijo que todos estamos expuestos, sobre todo en las ciudades, en las capitales y en Juchitán pues ha habido reportes de casos, muy pocos, pero como no hay un laboratorio para los análisis, podrían ser mucho, pero si se han presentado y no podemos cerrar los ojos ante una realidad que afecta la salud publica.

“Aquí se engorda y se finaliza en Oaxaca, ni un ganado que se engorda acá se queda en Juchitán, esa puede ser una garantía, sin embargo, hay ganado que viven de fuera, carne que compramos en las tiendas transnacionales y que, si traen clembuterol, por eso es importante el rastro TIF”, culminó.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Adblock detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios